Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El congresista Darren Soto. (GFR Media)

Washington - El congresista demócrata Darren Soto (Florida) se expresó hoy indignado de que suministros donados para los damnificados de Puerto Rico puedan haber sido infestados por ratas en la oficina del gobierno de la Isla en Kissimmee, (Florida).

"Estoy indignado porque estos suministros esenciales no se entregaron o no tenían un almacenamiento adecuado en Kissimmee. Los puertorriqueños confiaron en estas donaciones durante tiempos de crisis. Si los informes son ciertos, esta es una gran decepción no solo para los puertorriqueños en la isla, sino también para los incontables floridanos del centro del estado que contribuyeron a los bancos de donaciones”, indicó Soto, en una declaración escrita.

Ayer, El Nuevo Día adelantó que cientos de cajas llenas de suministros para los damnificados del huracán María que se almacenaban en la oficina regional de Florida de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa, por sus siglas en inglés) tendrán que ser decomisados debido a una invasión de ratas en esa instalación.

Hace unos días, además, la jefa de esa oficina, Frances Ortiz Molina, había renunciado al cargo que ocupó durante cinco meses.

Desde antes que se supiera de la renuncia, la oficina lucía cerrada, según constató este diario en visitas a la instalación.

“Hay muchas organizaciones sin fines de lucro como CASA, la Cruz Roja y otras, que continúan recolectando alimentos y suministros para las víctimas del huracán María, tanto en Florida como en Puerto Rico. Mientras investigamos este asunto más a fondo, alentamos a aquellos que han seguido donando a que lleguen a las organizaciones sin fines de lucro locales que trabajan en los esfuerzos de ayuda”, sostuvo el congresista Soto, elegido por el distrito 9 de Florida central.

El director de Prfaa, Carlos Mercader, por su parte, sostuvo que en la oficina de Kissimmee quedaba cerca de un 10% de los suministros, que ahora son decomisados. “Las donaciones que aún están en la Oficina de PRFAA en Orlando son alrededor de un 10% del total recibido y no fueron enviadas a Puerto Rico porque se decidió que se donarían a familias puertorriqueñas desplazadas a la Florida como resultado del paso del huracán María”, indicó Mercader, en declaraciones  escritas.

Mercader sostuvo que “como medida preventiva, hemos decidido retener todas las donaciones que estaban en la oficina para llevar a cabo un inventario y asegurar que no fueron contaminadas”.

“El problema de roedores en la oficina no es nuevo. El pasado 10 de agosto, previo al paso de los huracanes, también se tuvo que fumigar y cerrar la oficina.  Es importante dejar establecido que el problema no es producto de la acumulación de suministros sino un problema estructural en el edificio que permite la entrada de roedores”, agregó el director de Prfaa.


💬Ver 0 comentarios