(horizontal-x3)
Harán una evaluación para determinar qué donativos de alimentos no perecederos están en condiciones de ser utilizados. Se distribuirán a los boricuas refugiados en el estado con la ayuda de organizaciones no gubernamentales. (Suministrada)

Cientos de cajas llenas de suministros para los damnificados del huracán María que se almacenaban en la oficina regional en Florida Central de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa, por sus siglas en inglés) tendrán que ser decomisados debido a una invasión de ratas en esa instalación.

Justo la semana pasada, se supo que la jefa de esa oficina, Frances Ortiz Molina, renunció al cargo el que apenas ocupó por unos cinco meses. Según trascendió, la dimisión ocurre por un choque de visiones entre Ortiz Molina y el director ejecutivo de la Prfaa, Carlos Mercader.

Desde antes que se supiera de la renuncia, la oficina lucía cerrada, según constató este diario en visitas a la instalación.

De forma voluntaria, ciudadanos y organizaciones entregaron en esta oficina una cantidad no determinada de artículos que se pensaba serian distribuidos entre los damnificados que se encuentran en Florida Central. 

Al confirmar la situación en declaraciones escritas, Mercader dijo que están en proceso de fumigar el edificio. No indicó por cuánto tiempo ha estado cerrada la oficina ni desde cuándo se identificó el problema. 

Indicó que harán una evaluación para determinar qué donativos de alimentos no perecederos están en condiciones de ser utilizados. Se distribuirán a los boricuas refugiados en el estado con la ayuda de organizaciones no gubernamentales. 

“El edificio que alberga las instalaciones de la Oficina Regional en Kissimmee (Florida Central) de la Administración de Asuntos Federales del Gobierno de Puerto Rico se encuentra en un estado de deterioro, y desde el comienzo de esta Administración hemos estado en búsqueda de una nueva estructura que sea adecuada para ofrecer los servicios a la ciudadanía, pero que a la vez sea costo efectivo debido a la delicada situación fiscal del Gobierno”, declaró. 

Dijo que por tratarse de una estructura  antigua, y debido al clima húmedo de la región, el problema de roedores es constante.

“No es la primera vez que el edificio se enfrenta a este problema por lo que entendemos que entre otros factores hay un problema estructural”, agregó. 


💬Ver 0 comentarios