Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (horizontal-x3)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (AP)

El presidente Donald Trump ofreció un mensaje donde resaltó el dolor y el profundo pesar que siente la nación tras la matanza en la escuela secundaria de Parkland.

“Hoy hablo a una nación en luto. Ayer, una escuela llena de niños inocentes y maestros atentos se convirtió en la escena de terrible violencia… Una nación completa, con un corazón compungido, ora por las víctimas”, sostuvo.

“Estamos aquí para ti, lo que necesites, lo que podamos hacer para aliviar tu dolor”, dijo el presidente al dirigirse específicamente a las víctimas y sus familiares.

Durante su breve alocución, el mandatario resaltó que se debe “contestar el odio con amor” y “responder a la crueldad con amabilidad”.

El ejecutivo se dirigió directamente a los niños, afirmando que “nunca están solos y nunca lo estarán”.

“Ningún niño debe ir a la escuela temiendo por su vida”, dijo.

El presidente guardó silencio sobre el asunto del control de armas en Estados Unidos, pero destacó que el problema de salud mental es uno que se debe atender.

 Trump mencionó su intención de visitar Parkland, Florida en los próximos días para reunirse con las familias, oficiales locales y continuar coordinando con la respuesta federal en el lugar.

El atacante, identificado como Nikolas Jacob Cruz, de 19 años de edad, era un antiguo alumno de la escuela en Parkland, un suburbio de Fort Lauderdale. El exalumno abrió fuego el miércoles con un rifle AR-15.

Fue imputado el jueves por la mañana de perpetrar la peor masacre escolar en Estados Unidos en cinco años. Cruz fue acusado de 17 cargos de asesinato premeditado.

Ingresó en la cárcel del condado de Broward, aún vestido con la bata de hospital que recibió cuando se le había atendido por problemas respiratorios tras su detención. El joven fue interrogado durante la noche antes de entrar en la cárcel.

Catorce sobrevivientes de la masacre seguían hospitalizados el jueves, mientras rescatistas extraían más cuerpos de la escuela y sus alrededores.

Los chicos en la escuela pensaban que se trataba de otro simulacro el miércoles a la tarde cuando sonó la alarma que les obligaba a evacuar el plantel.

Fue entonces cuando según las acusaciones, Cruz, con su fusil semiautomático, máscara de gas, granadas de humo y cuantiosa munición, abrió fuego contra los congregados, obligándolos a dispersarse en todas direcciones.

Es la peor masacre en una escuela en EstadosUnidosdesde que un joven atacó una escuela primaria en Newtown, Connecticut, hace más de cinco años. El saldo de muertes total varía según la manera en que se contabilizan estos hechos, pero la agrupación Everytown For Gun Safety calcula que han ocurrido 290 masacres escolares en Estados Unidos desde 2013. Con el suceso ocurrido el miércoles, van 18 en lo que va de año.

El presidente Donald Trump reaccionó ayer atribuyendo el hecho a la salud mental de Cruz.


💬Ver 0 comentarios