El presidente francés Emmanuel Macron coloca su mano sobre la rodilla de su homólogo estadounidense Donald Trump. (semisquare-x3)
El presidente francés Emmanuel Macron coloca su mano sobre la rodilla de su homólogo estadounidense Donald Trump. (AP)

París - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, insistieron en que son buenos amigos el sábado, luego de un agrio tuit de Trump que amenazó con desviar la atención de las conmemoraciones del centenario del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

Los dos líderes, que mantienen una relación con altibajos, trabajaron para proyectar una opinión unificada sobre si Europa debe crear su propio ejército durante una conferencia de prensa luego de una reunión privada en el Palacio del Elíseo.

Trump inició su visita a Francia criticando duramente en Twitter a su anfitrión.

Nada más al aterrizar en la capital francesa el viernes por la noche, el mandatario estadounidense escribió que Macron "acaba de sugerir que Europa forme su propio ejército para protegerse de Estados Unidos, China y Rusia. Es muy insultante, pero quizás Europa debería pagar primero su cuota justa en la OTAN, que Estados Unidos subvenciona en su mayoría”.

La oficina del mandatario francés dijo que Trump entendió mal sus palabras sobre compartir la carga de la defensa. Ambos mandatarios adoptaron un tono más amigable al inicio de su reunión en la residencia presidencial de París.

“Queremos ayudar a Europa, pero tiene que ser justo. Ahora mismo la distribución de la carga ha sido en su mayoría para Estados Unidos”, dijo Trump y agregó que Macron “entiende eso” y que no es justo para Estados Unidos.

Trump añadió que su nación quiere “estar ahí” para ayudar a defender a Europa, pero que “otros países también tienen que ayudar”.

Macron defendió su punto de vista apuntando que "comparto los puntos de vista del presidente Trump de que tenemos que compartir mucho más la carga de la OTAN y por eso creo que mi propuesta de una defensa europea” es “totalmente consistente con eso”.

Aseveró que “no es justo que la seguridad europea esté hoy en día asegurada solo por Estados Unidos”.

Un funcionario de la oficina de Macron dijo que Trump juntó dos comentarios diferentes del presidente francés, y que abordarían el asunto. El funcionario no estaba autorizado a identificarse en público.

Durante una entrevista esa semana, Macron dijo que Europa necesita protegerse ante China, Rusia “e inclusive de Estados Unidos” en cuanto al ciberespacio. Posteriormente, Macron reiteró que Europa necesita tener su propio ejército debido a que no puede seguir dependiendo de Estados Unidos para defenderse.

Trump ha hecho declaraciones parecidas, en específico cuando ha pedido que los miembros de la OTAN aumenten su presupuesto para la defensa.

Este fue el ejemplo más reciente de Trump poniendo tensión antes de una reunión con un mandatario y luego portarse amable cuando ya está en persona con ellos.

A principios del año, Trump insultó a la primera ministra británica Theresa May en una época particularmente vulnerable para su gobierno durante una entrevista con un medio británico.

Amenazó con no trabajar en un acuerdo comercial con Gran Bretaña y dijo que el enemigo político de May sería un gran primer ministro. La entrevista fue publicada mientras Trump asistía a una cena de bienvenida organizada por May horas después de su llegada a Londres.

Pero Trump fue mucho más cordial en presencia de May. Elogió su liderazgo y expresó el gran respeto que tiene por ella.

Dejando a lado el tuit, Macron dio la bienvenida a Trump en el jardín del Palacio del Elíseo con un apretón de manos y unas palmaditas en el brazo. De pie en una llovizna fría, los mandatarios levantaron los pulgares ante los reporteros, pero ignoraron las preguntas que les hicieron sobre los comentarios del presidente francés.

En una habitación dorada, Macron se refirió a Trump como “mi buen amigo” y le dio una palmada en el muslo. Trump dijo que se habían convertido “en muy buenos amigos durante los últimos años” y que tenían “puntos de vista parecidos” sobre varias cuestiones.

Además de la seguridad europea, los mandatarios también discutieron la decisión de Estados Unidos de retirarse del tratado de control de armas con Rusia, del asesinato de un periodista saudí dentro del consulado de Arabia Saudí en Turquía y del papel de los saudíes en la guerra de Yemen, de acuerdo con funcionarios franceses que informaron a los periodistas tras la reunión.

La Casa Blanca no ofreció información sobre lo que los líderes discutieron.


💬Ver 0 comentarios