Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, hace declaraciones durante un debate en la Conferencia Global del Instituto Milken en Beverly Hills, California. (horizontal-x3)
El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, hace declaraciones durante un debate en la Conferencia Global del Instituto Milken en Beverly Hills, California. (AP)


Washington - Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo, han conjurado una guerra comercial después de que informaran sobre avances en las conversaciones para reducir el enorme desequilibrio en su intercambio.

“Estamos conteniendo el estallido de una guerra comercial”, declaró el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, cuyo país tiene un enorme déficit comercial con China. 

Después de las conversaciones de alto nivel sostenidas el jueves y viernes en Washington, Beijing acordó en un comunicado conjunto con Estados Unidos “reducir en forma importante” el saldo comercial negativo estadounidense con China, pero no se comprometió a ninguna cifra específica. El gobierno del presidente Donald Trump pretende que el déficit se reduzca en $200,000 millones.

Sin embargo, Mnuchin dijo que ambas naciones consiguieron “progresos importantes” y que el gobierno estadounidense aceptó suspender la imposición de aranceles a importaciones chinas por $150,000 millones. El anuncio de China de adoptar medidas similares acarreaba el peligro de una sucesión de represalias y una guerra comercial. 

El funcionario señaló que espera un gran incremento, de entre 35 y 45% este año solamente, en las ventas agrícolas estadounidenses a China. Mnuchin también prevé que se dupliquen las ventas de productos estadounidenses relacionados con la energía al mercado chino a entre $50,000 millones y $60,000 millones dentro de tres o cinco años. 

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, que ha participado en el equipo negociador estadounidense, viajará pronto a China para dar seguimiento a las conversaciones de la semana pasada, agregó. 

En la declaración del sábado, Beijing se comprometió a “incrementar considerablemente” sus compras de bienes y servicios estadounidenses y señaló que ese aumento “podría satisfacer las necesidades cada vez mayores de consumo del pueblo chino y la necesidad de un desarrollo económico de alta calidad”. 

El año pasado, Estados Unidos registró un déficit comercial histórico de $376,000 millones con China en el intercambio de mercancías, el mayor que tenga con cualquier otra nación. 



💬Ver 0 comentarios