Los precandidatos Tommy Ahlquist, Brad Little y Raúl Labrador durante uno de los debates. (AP) (horizontal-x3)
Los precandidatos Tommy Ahlquist, Brad Little y Raúl Labrador durante uno de los debates. (AP)

Washington - El vicegobernador de Idaho, Brad Little, ganó anoche la primaria republicana por la candidatura a gobernador, al vencer al congresista Raúl Labrador, natural de Puerto Rico, y otros seis precandidatos. 

Con el 92% de los resultados, Little obtenía 67,381 votos (37.4%) frente a 57,647 de Labrador (32%) y 48,439 del empresario Tommy Ahlquist (26.9%). Otros cuatro precandidatos obtuvieron en total 3.8% de los votos.

Little se enfrentará en noviembre a la demócrata Paulette Jordan, quien busca ser la primera gobernadora nativo americana.

Pero, en un estado mayoritariamente republicano, Little es considerado el favorito. 

Al ser proyectado como el ganador, Little dijo haber telefoneado tanto a Labrador como a Ahlquist. “Fue una contienda muy luchada…Es momento ahora de centrarse en las generales de noviembre”, sostuvo Little.

Poco después de conocerse la victoria de Little, Ahlquist afirmó, por su parte, que “lo voy a respaldar en la elección general y le deseo lo mejor”.

Labrador, de 50 años, se retira este año del Congreso, tras aspirar sin éxito al puesto de gobernador de Idaho. Intentó ser el primer gobernador puertorriqueño de un estado de Estados Unidos.

“Mi visión conservadora hará que Idaho sea más fuerte y más próspero de lo que nunca hemos imaginado”, indicó Labrador esta semana, en un artículo de opinión en el periódico Idaho Statesman en el que respondió al respaldo editorial que dio el diario al vicegobernador Little.

Al examinar a los precandidatos, el Idaho Statesman mantuvo que “se hizo claro que los 17 años que ha tenido el vicegobernador Brad Little en el servicio público le hacen el candidato a gobernador de Idaho mejor preparado y cualificado”.

Ahlquist, por su parte, es un empresario y médico que aspira al puesto como el aspirante que no está contaminado con la política.

Labrador llegó al Congreso en 2010 en la ola del movimiento conservador Tea Party y ha respaldado la estadidad para Puerto Rico, aunque, en medio del debate sobre la ley Promesa, acentuó que primero hay que atender la crisis fiscal y de deuda pública de la Isla.

“Con los problemas que tiene Puerto Rico ahora, nadie puede venir a pedir la estadidad. Eso es imposible que suceda en este momento”, dijo  Labrador en abril de 2016.

Como congresista,  y sobre todo desde que presentó su precandidatura a gobernador de Idaho, ha mantenido distancia de los debates sobre Puerto Rico.

Labrador es miembro de los comités de Recursos Naturales de la Cámara baja federal, que tiene jurisdicción primaria sobre los asuntos de la Isla, y de lo Jurídico, y una de las principales voces del grupo más conservador republicano, el Freedom Caucus.

Antes de ser congresista, Labrador, quien es abogado experto en temas de inmigración, fue legislador estatal en Idaho.


💬Ver 0 comentarios