Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El frío no fue un impedimento para festejar las tradicionales fiestas en la ciudad de Florida

Orlando, Florida – La baja temperatura que golpeó el sábado a esta zona producto de un frente de frío, no impidió que cientos de boricuas llenaran el predio donde arrancó la celebración de la Sanse Takes Orlando, a donde llegó el gobernador Ricardo Rosselló a recibir un reconocimiento que le fue otorgado a su esposa Beatriz por su iniciativa a favor de los damnificados del huracán María.

En tarima, Rosselló no hizo ninguna expresión relacionada con la convocatoria lanzada el viernes para reactivar al electorado de la diáspora boricua en Florida para que voten en contra de líderes que han promulgado medidas nocivas. Pero antes del homenaje, y en expresiones a periodistas, reiteró su intención de avivar las huestes electorales en Florida y otros estados para inclinar la balanza electoral en Estados Unidos.

“Gracias por responder tan rápidamente con ayuda tras le huracán. Eso nos dio esperanza. Vamos a construir un Puerto Rico más fuerte con la ayuda y compromiso de ustedes”, dijo. Allí, representantes de la ciudad de Orlando le entregaron una proclama declarando el 13 de enero como el Día de Unidos por Puerto Rico. Luego de recibirla, Rosselló saltó del escenario y se acercó al público para saludar y hacerse fotos.

A la actividad asistió el alcalde de Miami Beach y candidato demócrata a la gobernación por Florida, Philip Levine quien dijo a El Nuevo Día que se sentía avergonzado por la manera en que la administración republicana del presidente Trump ha manejado la emergencia en Puerto Rico.

Dijo que conoce bien la Isla pues, como empresario de industrias de cruceros visitaba la Isla todas las semanas. 

“Yo le debo a Puerto Rico por el éxito de mi negocio”, dijo el candidato demócrata quien está convencido que los boricuas el Florida podrán inclinar la balanza electoral en Florida y en Washington hacia el lado demócrata.

“Los puertorriqueños tiene ahora una oportunidad histórica para producir un cambio en Florida, en Estados Unidos y, por ende, en el mundo, en las elecciones de 2020”, dijo en un aparte de este diario en la versión de Orlando de las fiestas de San Sebastián.

El festival tuvo como momento emblemático una comparsa con los cabezudos de la Calle San Sebastián que, por primera vez no estarán en San Juan, para desplegarse en este evento en Orlando, uno de los más concurrido de la comunidad boricua en la Florida Central.

Aquí abundaron las frituras, como las alcapurrias, bacalaítos y mofongo y se desplegaron artesanías y dulces típicos de todas clases. El evento culmina el domingo.


💬Ver 0 comentarios