varias personas llevan flores a las inmediaciones del hotel y casino Mandalay Bay durante una vigilia por las víctimas y sobrevivientes de una balacera en Las Vegas. (AP (horizontal-x3)
Varias personas llevan flores a las inmediaciones del hotel y casino Mandalay Bay durante una vigilia por las víctimas y sobrevivientes de una balacera en Las Vegas. (AP)

Las Vegas - MGM Resorts International demandó a más de mil víctimas de la mayor balacera en la historia moderna de Estados Unidos en un intento por evitar la responsabilidad por el tiroteo efectuado desde su hotel y casino Mandalay Bay en Las Vegas.

La empresa alega que en las demandas presentadas en Nevada, California y Nueva York, entre otros estados, durante esta semana y la anterior “no (tiene) responsabilidad de ningún tipo” hacia sobrevivientes y familias de las víctimas en base a la ley federal que entró en vigor tras los ataques terroristas del 11 de septiembre. 

Asimismo, argumenta que tomó las medidas de seguridad requeridas y que, por tanto, no puede ser tomada como responsable de cualquier muerte, lesión u otros daños causados por la masacre, razón por la que reclamó que cualquier petición en este sentido sea rechazada.

Las denuncias se dirigen a las víctimas que demandaron a su vez a la empresa y retiraron sus reclamos de forma voluntaria o que han amenazado con demandar luego de que un pistolero destrozó las ventanas de su suite en el Mandalay Bay y disparó contra la multitud que asistía a un festival de música country en las inmediaciones. 

En las demandas ya incoadas, los perjudicados aluden a que MGM falló en proveer la seguridad adecuada y que permitieron que el atacante, Stephen Paddock, tuviese un arma de gran potencia en un cuarto de su hotel. 

Paddock asesinó a 58 personas y causó cientos de heridos más el 1 de octubre de 2017 antes de suicidarse. Las víctimas con demandas en curso contra MGM no están incluidas en la reclamación. 

En su demanda, MGM intenta utilizar una ley nunca antes usada para que no se le identifique como responsable de los hechos. Se trata del Safety Act de 2002, vinculada al Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y que se tituló "Support Antiterrorism by Fostering Effective Technologies". La misma limita las obligaciones cuando una empresa o grupo utiliza servicios certificados por dicha agencia y hay un ataque masivo.

Basado en esta legislación, MGM dice en su demanda que no es responsable y que cumplió con varios requisitos para acogerse a la mencionada ley. El primero fue que su contratista de seguridad para el concierto, Contemporary Services Corp., tenía certificaciones oficiales provistas por la agencia en el momento de la tragedia. Mientras, el otro argumento fue que un tiroteo masivo cualifica como un "acto de terrorismo".

El abogado de MGM, Michael Doyen, de la firma Munger, Tolles and Olson, expuso en el documento legal que este aparenta ser el primero incidente de violencia masiva que ocurre en el cual se utiliza las certificaciones impuestas en la ley aprobada en el 2002 y regidas por el Departamento de Seguridad Nacional. 

"Ninguna opinión de alguna corte o interpretación del estatuto se podría aplicar", dijo en la demanda.

Por otro lado, Robert Eglet, abogado de un gran número de las víctimas, criticó en una declaración escrita publicada en su página cibernética la decisión de la empresa de interponer la demanda en un tribunal federal, al considerar que debería haberse registrado a nivel estatal en Nevada.

"Nunca he visto algo más indignante que demandar a las víctimas en un esfuerzo para encontrar un juez que les guste", comentó el letrado sobre la decisión de la compañía, en declaraciones recogidas por medios de comunicación locales.

El 11 de octubre, diez días después de los hechos, una superviviente, Paige Gasper, de 21 años, interpuso la primera denuncia contra la compañía motriz del hotel Mandalay Bay, donde tuvo lugar el ataque.


💬Ver 0 comentarios