La imagen muestra el daño que sufrió la infraestructura de la planta de refinamiento de petróleo Saudi Aramco en Buqyad. (Gobierno de EE.UU. / Digital Globe vía AP)

Washington — El presidente Donald Trump afirmó el domingo que aprobó el uso de las reservas estratégicas de petróleo “si es necesario” para estabilizar los mercados de energéticos después de que instalaciones petroleras de Arabia Saudí fueron blanco de un ataque el sábado.

Del mismo modo, el primer mandatario de los Estados Unidos dijo que está "cargado y listo" para responder al ataque contra las refinerías saudíes y dijo que, aunque cree saber quién es el "culpable", está esperando la respuesta de Riad para saber cómo proceder.

Trump tuiteó que los ataques podrían tener repercusiones en los precios del crudo y afirmó que la cantidad de reservas a usarse, si se requiere, será “suficiente para mantener los mercados bien abastecidos”.

El solo hecho de anunciar la autorización podría ayudar a impedir que los precios internacionales del petróleo suban luego de que el ataque del fin de semana provocó la suspensión de más 5% de la producción diaria mundial de crudo. El gobierno de Trump culpó a Irán de los ataques.

La reserva federal de petróleo tiene cientos de millones de barriles de crudo y sólo se ha utilizado en tres ocasiones, la más reciente en 2011 durante el periodo de agitación en Libia.

"El suministro de petróleo de Arabia Saudí fue atacado. Hay razones para pensar que sabemos el culpable, estamos cargados y listos, pendientes de verificación, pero estamos esperando a oír del reino sobre quién creen que fue la causa de este ataque, ¡y bajo qué términos procederíamos!", manifestó Trump en Twitter.

En su mensaje usó el término "locked and loaded" (en español, cargado y listo) que suele usarse en ámbitos militares para decir que un arma está cargada.

Esta es la respuesta más dura de Trump a lo ocurrido el sábado en Arabia Saudí, donde dos refinerías de la petrolera estatal Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con diez drones, causando una reducción de cerca del 50% de su producción.

Trump no especificó quién cree que es el responsable de los ataques.

La ofensiva fue reivindicada por los rebeldes hutíes yemeníes, apoyados por Irán; pero, el sábado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, responsabilizó directamente a la República Islámica y aseguró que no hay "evidencias" que sugieran que los ataques procedían del Yemen.

Las autoridades saudíes están investigando el ataque y todavía no han señalado a un culpable; mientras que el Gobierno iraní hoy negó cualquier implicación en los ataques.

Trump siguió hoy sin descartar la posibilidad de una reunión con su homólogo iraní, Hasan Rohaní, una cita que podría darse a finales de mes en la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Al respecto, el mandatario se limitó a cargar contra la cobertura mediática que ha recibido esa posibilidad: "Los medios de comunicación falsos están diciendo que estoy dispuesto a reunirme con Irán, sin condiciones. Esa declaración es falsa (¡cómo de costumbre!)".


💬Ver 0 comentarios