A nivel federal se examinan otras denuncias independientes a los beneficios que pueda haber dejado a la fundación de su familia el contrato de tierras con Halliburton. (AP) (semisquare-x3)
A nivel federal se examinan otras denuncias independientes a los beneficios que pueda haber dejado a la fundación de su familia el contrato de tierras con Halliburton. (AP)

Washington - Ryan Zinke tuvo que renunciar a la secretaría del Interior de Estados Unidos, a causa de otros escándalos, pero llegó a ser mencionado en la controversia de la empresa de electricidad Whitefish.

El presidente Donald Trump anunció el sábado la salida de Zinke del puesto, luego de semanas en que los asesores más cercanos al inquilino de la Casa Blanca le indicaran que tenía hasta finales de año para dimitir.

El asunto que colmó la copa fue un acuerdo de desarrollo de tierras en su localidad de Whitefish, en Montana, con la empresa Halliburton que incluye tierras propiedad de la fundación de su familia. Esa transacción está desde el verano bajo investigación de las oficinas del Inspector General de los departamentos de Justicia e Interior.

Cuando la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) contrató a la empresa Whitefish – el nombre de la localidad de la cual es natural y donde tiene su residencia Zinke-, el propietario de esa empresa, Andy Techmanski, admitió que telefoneó al Secretario del Interior en busca de ayuda para transportar equipo a Puerto Rico.

Zinke afirmó entonces que no tuvo ninguna vinculación con la contratación de la empresa de Whitefish, que alcanzó los $300 millones y generó críticas por sus tarifas y el hecho de que la empresa tenía solo dos funcionarios a tiempo completo.

Techmanski también ha negado algún rol de Zinke en la contratación que obtuvo de la AEE o que finalmente interviniera para ayudarle a transportar equipo a la Isla.

Uno de los hijos de Zinke trabajó un verano en la empresa Whitefish, pero el saliente secretario siempre alegó que se conocían solo porque en un pueblo pequeño “todo el mundo se conoce”.

La contratación de Whitefish por parte de la AEE - por encima de iniciar de inmediato el programa de ayuda mutua con empresas públicas estadounidenses-, ha estado bajo investigación del Inspector General del Departamento de Seguridad Interna de EE.UU..

También fue objeto de una investigación en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, que no ha emitido ninguna conclusión en momentos en que cierra la sesión 115 del Congreso.

En San Juan, la Oficina del Contralor evaluó el contrato – cancelado un mes después de otorgado debido a la controversia que generó-, y no encontró irregularidad.

A nivel federal, sin embargo, se examinan otras denuncias independientes a los beneficios que pueda haber dejado a la fundación de su familia el contrato de tierras con Halliburton.

Por ejemplo, un investigador especial examina denuncias en contra de Zinke relacionadas a su negativa a firmar un acuerdo para que dos tribus indias operaran un casino en Connecticut, en momentos en que presión en contra de la transacción de parte  de la empresa MGM Resorts International.

Zinke ha estado también sujeto a otra pesquisa para determinar si violó la ley al indicar en una conferencia de prensa junto al gobernador de Florida, el también republicano Rick Scott – entonces candidato al Senado-, que el estado estaba “fuera de la mesa” en los planes del gobierno federal para expandir la exploración petrolera.

Bajo la ley Hatch,  un funcionario federal no puede utilizar su puesto para tratar de influenciar una elección.

El próximo presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja, el demócrata Raúl Grijalva (Arizona), ha tenido disputas públicas con Zinke – quien fue su colega en esa comisión cuando el funcionario era un congresista republicano por Montana-, a raíz de las investigaciones que ha solicitado.

Hace unas semanas, Grijalva publicó un artículo de opinión en el periódico USA Today en el que pidió la salida de Zinke. El Secretario respondió que Grijalva hablaba “desde el fondo de una botella” de alcohol.

“No es un tipo de victoria, pero espero que sea una oportunidad genuina para pasar la página” en términos del manejo del ambiente y el futuro de la energía renovable, dijo Grijalva tras conocer la renuncia de Zinke.

El saliente presidente del Comité de Recursos Naturales, el republicano Rob Bishop (Utah), ha elogiado a Zinke tras conocerse su forzada renuncia. “En el mundo de la política de Washington, Zinke era una anomalía. Tenía una visión para un futuro mejor: un departamento eficiente; un sistema de parque sin atrasos; un personal que escuchaba. Donde otros vacilaban, él hacía las cosas. ‘Le tenemos una deuda de gratitud’", indicó.

Zinke agradeció al presidente Trump la oportunidad de dirigir el Departamento del Interior y dijo que “no puedo justificar gastar miles de dólares defendiendo a mi familia y a mí, en contra de alegaciones falsas”.


💬Ver 0 comentarios