Donald Trump abrió su discurso aludiendo a los grandes eventos trágicos que marcaron el año en Estados Unidos, como los huracanes, la masacre en Las Vegas y los incendios forestales en California, entre otros. (EFE \ Win McNamee) (semisquare-x3)
Donald Trump abrió su discurso aludiendo a los grandes eventos trágicos que marcaron el año en Estados Unidos, como los huracanes, la masacre en Las Vegas y los incendios forestales en California, entre otros. (EFE \ Win McNamee)

Washington - En su breve mención a Puerto Rico durante el Mensaje del Estado de la Unión, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se limitó a decir que: “estamos con ustedes, los amamos y superaremos los escollos juntos”. 

El mensaje de apoyo incluyó, además, a las Islas Vírgenes, California, Luisiana, Florida y Texas. 

Trump abrió su discurso aludiendo a los grandes eventos trágicos que marcaron el año en Estados Unidos, como los huracanes (sin mencionar alguno en particular), la masacre en Las Vegas y los incendios forestales en California, entre otros.

Entre los temas que discutió durante su primer mensaje de estado, el presidente le solicitó al Congreso que desarrolle un proyecto de ley que genere al menos $1.5 trillones en inversiones para nueva infraestructura. 

La medida, además, debe establecer un proceso de aprobación de permisos que no pase de dos años. 

“Juntos, podemos reclamar nuestra herencia de construcción. Construiremos nuevas carreteras, puentes, autopistas, vías de tren y mejoras al tránsito marítimo, a través de nuestra tierra. Y lo haremos con el corazón americano, las manos americanas y la determinación americana”, expresó.

“Los estadounidenses aman a su país. Y merecen un gobierno que les muestre el mismo amor y lealtad a cambio. Durante el último año hemos tratado de restablecer los lazos de confianza entre nuestros ciudadanos y su gobierno", dirá Trump, según uno de los extractos divulgados por la Casa Blanca.

En uno de los anuncios más concretos que dio durante su mensaje, Trump informó que firmó una orden para que el secretario de Defensa, James Mattis, reexamine el procedimieto de detención en la milicia y que mantenga abierta la cárcel de Guantánamo. 

Asimismo, dijo que la lucha armada en Irak y Siria continuará hasta que el Estado Islámico sea derrotado. 

“También le estoy solicitando al Congreso que se asegure que, en la pelea contra el Estado Islámico y al Qaida, tengamos todo el poder necesario para detener a estos terroristas, donde sea que los busquemos”, enunció.

Con respecto al tema de la inmigración, Trump afirmó que ”nunca ha habido un mejor momento para comenzar a vivir el sueño americano”.

“Esta noche, quiero hablar sobre qué tipo de futuro vamos a tener y qué tipo de nación vamos a ser. Todos nosotros, juntos, como un equipo, una persona y una familia estadounidense”, indicará.

“Para todos los ciudadanos que nos ven en casa esta noche, sin importar donde hayan estado, o de donde vengan, este es su momento”, declaró Trump. “Si trabajan fuerte, creen en ustedes, creen en Estados Unidos, entonces pueden soñar cualquier cosa, pueden ser cualquier cosa, y juntos, podemos lograr lo que sea”. 

Pese a sus llamados de unión partidista, Trump habló en medio de fuertes tensiones en el Capitolio. Un estancamiento en materia migratoria provocó una parálisis en las operaciones del gobierno durante tres días a principios de este año, y los legisladores no parecen estar más cerca de resolver el estatus de los “dreamers” — los jóvenes que fueron traídos ilegalmente al país durante su infancia — antes del plazo del 8 de febrero cuando vence nuevamente el financiamiento de las operaciones federales. 

Los partidos también se han enfrentado esta semana respecto a los planes de los republicanos en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes por difundir un memo confidencial sobre la investigación entre Rusia y la campaña presidencial de Trump, una decisión con la que la Casa Blanca está de acuerdo pero no así el Departamento de Justicia. 

Por momentos, el discurso de Trump parecía más dirigido a validar su primer año de gobierno en lugar de delinear los planes para el segundo. Le dedicó mucho tiempo a jactarse de la reforma fiscal que firmó a finales del año pasado, y prometió que el plan “brindará tremenda ayuda para la clase media y la pequeña industria”.

El presidente Trump ha propuesto a los demócratas normalizarle la vida a 1.8 millones de indocumentados que llegaron a EE.UU. de la mano de sus padres, los llamados soñadores, a cambio de endurecer la seguridad en la frontera y las normas de inmigración, incluso con el financiamiento del “muro” en la frontera con México.

Al hablar de la reforma contributiva, el presidente Trump sostuvo que "nuestros recortes impositivos masivos brindan un tremendo alivio para la clase media y las pequeñas empresas. Desde que aprobamos los recortes, aproximadamente 3 millones de trabajadores han recibido bonos, muchos de ellos miles de dólares por trabajador".

En torno a la lucha contra el terrorismo, el presidente Trump resaltó que “la coalición para derrotar a ISIS ha liberado casi el 100 por ciento del territorio que alguna vez tuvieron estos asesinos en Irak y Siria”.

Aunque la Casa Blanca no ha destacado la respuesta federal a recientes desastres como uno de los principales temas del mensaje, tuvo invitados que hacen referencia a la asistencia otorgada por el gobierno de EE.UU. tras el huracán Harvey y los fuegos forestales en California.

Legisladores demócratas tienen como invitados a varios puertorriqueños, incluida laalcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, para recordar que en Puerto Rico todavía un tercio de la población sigue sin electricidad, 133 días después de la catástrofe que causó el huracán María.

“Ha sido el apagón más largo en la historia de Estados Unidos. Si fuera en Florida habrían disturbios y senadores estarían en huelga de hambre”, sostuvo el congresista demócrata boricua Darren Soto (Florida), quien tiene como invitada esta noche a la estudiante puertorriqueña Claudia Sofía Báez Solá.

“Espero que toque el tema de Puerto Rico y el impacto del huracán”, dijo la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, al indicar que aún “falta mucho por hacer” en la Isla.

La comisionada González quería escuchar del presidente Trump un compromiso para reconstruir a Puerto Rico. “La situación en que estamos no puede convertirse en la nueva normalidad”, dijo.

Para la comisionada González, es importante que el presidente Trump reclame la aprobación de la resolución de asignaciones suplementarias para mitigar desastres que está pendiente en el Senado, y la cual considera que la minoría demócrata tiene “como rehén”, debido a las negociaciones sobre inmigración.


💬Ver 0 comentarios