Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Donald Trump anunció el jueves que no asistiría a la cumbre con Kim que se tenía programada para el 12 de junio en Singapur, pero luego indicó rápidamente que sí podría realizarse. (EFE / Jim Lo Scalzo) (horizontal-x3)
Donald Trump anunció el jueves que no asistiría a la cumbre con Kim que se tenía programada para el 12 de junio en Singapur, pero luego indicó rápidamente que sí podría realizarse. (EFE / Jim Lo Scalzo)

El presidente estadounidense Donald Trump dijo el domingo que un equipo de Estados Unidos se encuentra en Corea del Norte para planear una cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, lo que elevó las expectativas de que la reunión se lleve a cabo realmente. 

Horas antes, el Departamento de Estado informó que el equipo se encuentra en el poblado de Panmunjom, ubicado en la Zona Desmilitarizada de la frontera entre ambas Coreas. 

Trump anunció el jueves que no asistiría a la cumbre con Kim que se tenía programada para el 12 de junio en Singapur, pero luego indicó rápidamente que sí podría realizarse. Su tuit el domingo por la tarde, en el que elogió al añejo rival estadounidense, fue el indicio más reciente de que sus preocupaciones en torno a la posición de Pyongyang frente a la cumbre habían sido apaciguadas. 

“Nuestro equipo de Estados Unidos ha llegado a Corea del Norte para hacer los preparativos para la cumbre entre Kim Jong-un y yo”, tuiteó. “Creo realmente que Corea del Norte tiene un potencial brillante y algún día será una gran nación en lo económico y lo financiero. Kim Jong-un está de acuerdo conmigo en esto. ¡Sí sucederá!” 

El presidente surcoreano Moon Jae-in dio detalles acerca de su reunión sorpresa con Kim en Panmunjom: dijo que Kim se comprometió a sentarse con Trump y a la “total desnuclearización de la península coreana”. 

El secretario de Estado Mike Pompeo nombró al veterano diplomático estadounidense Sung Kim para que maneje las negociaciones previas a la cumbre.

Un equipo de la CIA organizado por Pompeo cuando encabezaba esa agencia de espionaje se encuentra realizando otras labores complementarias, y hay un grupo logístico de la Casa Blanca que partió hacia Singapur el domingo para preparar el terreno allí en caso de que sí se realice la cumbre. Está encabezado por Joe Hagin, subjefe de personal de la Casa Blanca para operaciones. 

Kim, embajador de Estados Unidos ante las Filipinas, también fungió como embajador ante Corea del Sur y formó parte del equipo de negociadores estadounidenses que sostuvo conversaciones sobre desnuclearización con Corea del Norte durante el gobierno de George W. Bush en 2005. 

La segunda cumbre entre los líderes coreanos en un mes contó con fuertes abrazos y amplias sonrisas. Pero el hecho de que fuera organizada a todaprisa para el sábado pareció dejar entrever cierta urgencia en ambas partes por lograr la cumbre con Trump. 

Las conversaciones, que según Moon fueron solicitadas por Kim Jong-un, coronaron 24 horas de intensos movimientos diplomáticos. Le permitieron a Moon presionar para que se lleve a cabo una cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte que él ve como la mejor forma de reducir la animosidad entre ambos países. 

Kim podría considerar que una reunión con Trump es necesaria para reducir la presión de las aplastantes sanciones y para obtener garantías de seguridad en una región llena de enemigos. 

Moon les dijo a los reporteros que Kim “volvió a expresar claramente su compromiso para una total desnuclearización de la península coreana”. El mandatario surcoreano agregó que Kim le dijo que está dispuesto a cooperar para poner fin a la confrontación y trabajar por la paz en pro de una cumbre exitosa con Trump. 

Moon indicó que le dijo a Kim que el presidente estadounidense tiene la “firme determinación” de poner fin a la hostilidad en las relaciones con Corea del Norte e iniciar la cooperación económica si Kim implementa la “total desnuclearización”.


💬Ver 0 comentarios