El presidente francés Emmanuel Macron con el general Tod Wolters durante una exhibición aérea en París. (AP /Michel Euler) (semisquare-x3)
El presidente francés Emmanuel Macron con el general Tod Wolters durante una exhibición aérea en París. (AP /Michel Euler)

Washington — Estados Unidos cambia de liderazgo militar en Europa en un momento en que aumentan las preocupaciones de una agresión rusa, surgen dudas sobre el futuro del control de armas y aumentan las tensiones entre los aliados de la OTAN.

Estas presiones reflejan la intensificación de maniobras militares de Estados Unidos en Europa, incluyendo el inusual despliegue simultáneo de la semana pasada de dos grupos de portaaviones estadounidenses en el mar Mediterráneo. Al mismo tiempo, los rusos causan inquietud con la mención de desplegar nuevas armas como un dron con armas nucleares submarino, y al tomar medidas que algunos consideran que aumentan el riesgo de una guerra en el oriente de Ucrania.

En ceremonias con Alemania el jueves y con Bélgica el viernes, el general de la Fuerza Aérea Tod Wolters reemplazará al general del Ejército Curtis Scaparrotti con el doble puesto de comandante supremo aliado en Europa de la OTAN y jefe del Comando Europeo de Estados Unidos. El secretario de Defensa interino Patrick Shanahan planeaba asistir a las ceremonias, pero canceló debido a las crisis en Venezuela y la situación en la frontera entre México y Estados Unidos.

Scaparrotti, quien se retira, pasó los últimos meses de su periodo lidiando con las tensiones entre Estados Unidos y Turquía provocadas por la decisión de Turquía de comprar un sistema de defensa aérea S-400 de Rusia. Estados Unidos considera que si Turquía recibe ese sistema, no debería recibir los aviones estadounidenses F-35. Estados Unidos y Siria están en desacuerdo por el apoyo de Estados Unidos a los combatientes kurdos en Siria.

La disputa de Estados Unidos con Turquía posiblemente dañaría la unidad de la OTAN, quizás cumpliendo con un objetivo de Rusia. Un informe del Pentágono al Congreso de finales del año pasado dice que la compra de Turquía del S-400 “tendrá inevitables consecuencias negativas para las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Turquía, así como la participación de Turquía en la OTAN”. Turquía es uno de los miembros de la OTAN en donde Estados Unidos almacena armas nucleares.

Algunos en Europa también se preocupan de que Washington y Moscú consideren abandonar un tratado pactado durante la Guerra Fría que prohíbe toda una categoría de armas nucleares.


💬Ver 0 comentarios