Imagen de la isla Diego García. (Captura / US NAvy) (semisquare-x3)
Imagen de la isla Diego García. (Captura / US Navy)

La Haya Estados Unidos defendió hoy que la base militar de Diego García en el Océano Índico, utilizada en las guerras de Afganistán e Irak, "juega un papel crítico en la paz y la seguridad", dijo la asesora legal del Departamento de Estado, Jennifer Newstead, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El país norteamericano pidió a los jueces que declinaran responder la opinión consultiva solicitada por la Asamblea General de la ONU sobre las consecuencias legales de la separación de Mauricio del archipiélago de Chagos, cuya isla principal, Diego García, se mantiene bajo control británico y aloja una base militar estadounidense.

"Estados Unidos ha operado en estas instalaciones junto al Reino Unido durante décadas" y éstas "continúan jugando un papel crítico en el mantenimiento de la paz y la seguridad, tanto en la región del Océano Índico como más allá", dijo Newstead.

Diego García formaba parte de Mauricio antes de su independencia de Reino Unido, en 1968, pero Londres sigue manteniendo su control y se la tiene alquilada a Estados Unidos, que la usa como base militar.

Mauricio reclama la soberanía de la isla y asegura que su propósito es devolver a los antiguos habitantes de Chagos, que fueron expulsados por los británicos entre 1968 y 1973, a su tierra natal.

Esta isla se encuentra a unas 1,118 millas de la India y a 2,361 millas de Irán y es una de las principales bases militares de Estados Unidos en el Índico.

Se estableció en plena Guerra Fría como contrapeso a la influencia de la Unión Soviética en la región y ganó importancia en 1979, a partir de la Revolución Islámica de Irán y la caída del sha Reza Pahlevi, aliado de Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios