Siria y Rusia acusaron a Israel de haber bombardeado el lunes una base militar del régimen sirio en el centro del país.

Washington — El presidente Donald Trump dijo el lunes que tomará una decisión sobre la respuesta que dará Estados Unidos al aparente ataque con armas químicas contra civiles sirios “posiblemente para el final del día”.

Durante una reunión de gabinete, Trump condenó el “atroz ataque” del sábado que cobró la vida de al menos 40 personas, incluidos menores. “Fue un ataque atroz”, dijo el mandatario. “Fue horrible”, agregó.

Trump señaló que se reunirá con asesores militares para considerar las opciones de Estados Unidos e indicó que “nada está fuera de la mesa”. Añadió que Washington sigue investigando una posible participación de los gobiernos de Irán y Rusia en el ataque.

 “Si es Rusia, si es Siria, si es Irán, si están todos juntos, lo averiguaremos”, aseveró. Sobre el presidente ruso Vladimir Putin, Trump dijo que “todos deben pagar un precio, él lo hará, todos lo harán”.

Trump tenía previstas dos reuniones el lunes con importantes asesores en materia de seguridad nacional en Siria, además de la conferencia programada para la noche en la Casa Blanca con los líderes de los comandos militares estadounidenses en todo el mundo. El lunes fue el primer día de trabajo para el nuevo asesor de seguridad nacional John Bolton, quien anteriormente ha promovido acciones militares en Siria.

Las deliberaciones en la Casa Blanca se produjeron mientras Rusia y los militares sirios culparon a Israel de un ataque con misiles llevado a cabo antes del amanecer en una base aérea en el centro de Siria. Señalaron que aviones de combate israelíes lanzaron misiles desde el espacio aéreo de Líbano. Un grupo que monitorea la guerra civil informó que el ataque provocó la muerte de 14 personas, incluidas las de unos iraníes.

Horas antes el mismo lunes, el secretario de Defensa Jim Mattis apuntó contra Rusia debido a que dijo que no había garantizado la eliminación del arsenal de armas químicas de Siria. El jefe del Pentágono señaló que no descartaría un ataque militar de Estados Unidos contra Siria como respuesta por el supuesto ataque con gas venenoso.

Durante el fin de semana, Trump amenazó con un “gran precio a pagar” por el supuesto ataque con gas venenoso. El gobierno del presidente Bashar Assad ha negado haber usado ese tipo de gas.

Los funcionarios en Washington buscan verificar reportes anteriores por parte de los rescatistas y de otras personas sobre que el gobierno de Assad es el culpable. El ejército ruso, que tiene presencia en Siria y funge como un aliado clave para Assad, dijo que sus efectivos habían visitado el sitio en un suburbio de Damasco, la capital de Siria, y no habían encontrado evidencia que apoyara los informes de que se había utilizado gas venenoso.


💬Ver 0 comentarios