Alexandria Ocasio-Cortez será la legisladora más joven de la Cámara baja federal. (AP / Beto Matthews) (semisquare-x3)
Alexandria Ocasio-Cortez será la legisladora más joven de la Cámara baja federal. (AP / Beto Matthews)

Washington - Estados Unidos tendrá, por lo menos durante la próxima sesión de dos años del Congreso, un gobierno dividido, tras las elecciones legislativas y estatales del martes, en las que los demócratas ganaron la Cámara de Representantes y los republicanos habrían aumentado su mayoría en el Senado estadounidense.

CNN proyectó esta noche la victoria de los demócratas en la Cámara baja, que, entre otras cosas, han prometido investigar la respuesta federal a la emergencia que desató en Puerto Rico el huracán María.

En las contiendas a la gobernación, los republicanos habían ganado 18 de las 15 contiendas, ganando estados claves como Ohio y Florida. Pero, en momentos en que aún se cuentan votos en tres estados, los demócratas tenían un avance de siete y han destacado que han ganado Wisconsin, Michigan y Pensilvania, que decidieron las elecciones de 2016.

Según la cadena CNN, los demócratas habían asegurado 222 escaños en la Cámara baja y los republicanos 199. Un total de 14 contiendas estaban sin adjudicar en la Cámara baja.

Se prevé que los demócratas puedan terminar por lo menos con 228 de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, lo que representaría un avance de 33, el tercero más grande de los últimos 40 años.

Los demócratas, entre otras cosas, han prometido investigar la respuesta federal a la emergencia que desató en Puerto Rico el huracán María.

 “Hoy es más que un asunto de demócratas y republicanos. Se trata de restaurar los pesos y contrapesos de la Constitución frente a la administración (de Donald) Trump”, indicó la líder de la minoría demócrata cameral, Nancy Pelosi (California), quien probablemente volverá a dirigir la Cámara de Representantes en enero próximo.

El presidente Donald Trump, por su parte, consideró retener el Senado y ganar contiendas claves a la gobernación como un éxito.

Al desbancar a senadores demócratas en Florida, Indiana, Misuri y Dakota del Norte, mientras,  los republicanos lograrían aumentar su ventaja en el Senado, que ahora es de 51 a 49. Se prevé que los republicanos tendrán entre 53 y 55 escaños.

Hasta esta mañana, los republicanos tenían prácticamente asegurados 52 escaños,  y los demócratas 45.

En Florida, el gobernador Rick Scott, republicano, vencía por solo unos 34,700 votos al senador demócrata Bill Nelson. Su porcentaje alcanzaba el 50.2%. Pero, Nelson no ha concedido y advirtió que habrá un recuento mandatorio.

En Indiana, el republicano Mike Braun se apuntó una de las victorias claves al vencer al senador demócrata Joe Donnelly. Mientras, como se esperaba, en Dakota del Norte, el republicano Kevin Cramer triunfó sobre la senadora demócrata Heidi Heitkamp.

Además, el fiscal general de Misuri, el republicano Josh Hawley, dio otra importante victoria a su partido, al derrotar a la senadora demócrata Claire Mcaskill.

En Texas, el senador republicano Ted Cruz vencía por solo 3% al congresista demócrata Beto O’Rourke, en una de las contiendas más seguidas a nivel nacional en EE.UU..

En el Senado, entre los triunfos demócratas, estuvo reelección del senador Robert Menéndez (Nueva Jersey), con una ventaja de alrededor de 10%.

En las elecciones legislativas y estatales se votó por 35 de los 100 escaños del Senado, los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 36 gobernadores y legislaturas estatales.

Entre los candidatos boricuas al Congreso, Alexandria Ocasio-Cortez ganó con el 78% de los votos en el distrito 14 de Nueva York, lo que asegura que en el próximo Congreso habrá cuatro boricuas con plenos derechos en la Cámara baja federal.

Ocasio Cortez será la legisladora más joven en la historia de la Cámara baja federal. Es solo la segunda boricua en ser elegida al Congreso. La primera, en 1992, fue la congresista Nydia Velázquez, quien también revalidó anoche, en el distrito 7 de Nueva York.

“Mientras mi familia en Puerto Rico me ve postularme para el Congreso, todavía no tienen derecho a votar en elecciones federales, a pesar de  que están sujetos a legisladores federales", indicó Ocasio Cortez, en un mensaje en Twitter.

Como parte de la jornada electoral, además, los congresistas boricuas José Serrano (Nueva York) y Darren Soto (Florida), fueron cómodamente reelegidos.

Serrano obtuvo el 96% de respaldo en el distrito 15 de Nueva York, y Velázquez el 93%, en el 7 de ese estado.

Soto, en el distrito 9 de Florida, logró el 58% de los votos.

La también boricua Tatiana Matta, demócrata, por su parte, perdió su intento por desbancar al actual número dos de la mayoría republicana, Kevin McCarthy (California), quien se perfila como el próximo líder de la minoría. McCarthy logró el 68% de los votos.

El demócrata Anthony Delgado, un afroamericano que tiene raíces boricuas, venció al congresista republicano John Faso en el distrito 19 de Nueva York, que incluye un área de la capital del estado, Albany.

En la Cámara baja, los demócratas lograron ganar por lo menos 29 distritos que estaban en manos republicanas, según el análisis preliminar.

Entre los congresistas republicanos que perdieron sus escaños estaban Carlos Curbelo (Florida), Peter Roskam (Illinois) y  Pete Sessions (Texas), presidentedel Comité de Reglas de la Cámara baja.

Roskam es el autor de la propuesta, aún pendiente en el Congreso, que prohibiría las peleas de gallos en Puerto Rico y los demás territorios.

Otro republicano que puede haber perdido es el conservador Dana Rohrabacher, en el distrito 48 de California, frente al demócrata Harley Rouda.

El republicano Don Young (Alaska), aliado de los estadistas, logró revalidar en su puesto, con cerca del 54% de apoyo. Una encuesta había augurado una contienda muy cerrada en el único escaño cameral de Alaska.

En otra contienda de Florida, mientras, la ex secretaria de Salud de EE.UU. Donna Shalala obtuvo para los demócratas el curul que ahora deja vacante la congresista republicana Ileana Ros Lehtinen.

Los estimados preliminares indican que más de 100 mujeres estarán en el Congreso en enero.

En momentos de mucha polarización política, decenas de millones de estadounidenses acudieron a las urnas, al parecer en un alto volumen para una elección de medio término.

Aunque se esperaban resultados mixtos, la votación fue la primera oportunidad de los electores para expresarse sobre sus gobiernos después de la elección del presidente Trump en 2016.

Según los datos preliminares de las encuestas hechas a la salida de las urnas, un 65% de los electores tuvo en su mente al presidente Trump al votar. De esos, el 39% quiso oponerse a Trump y un 26% buscó apoyarle. Un 33% sostuvo que el inquilino de la Casa Blanca no fue un factor que le motivara a votar.

Los datos preliminares agregaron que Trump tenía solo un 44% de aprobación de los electores. Un 55% desaprobó su visión.

Para los electores, los temas principales eran el cuidado médico (41%), inmigración (23%), economía (21%) y la política pública sobre acceso a armas (21%).

Un 68% de los encuestados indicó que la economía está bien, pero a la misma vez el 56% está preocupada por el camino en que va EE.UU.

En términos de los partidos principales estadounidenses, el Demócrata obtuvo mejor percepción que el Republicano. El nivel de aprobación de los demócratas rondaba el 50% y el de los republicanos el 43%.

Pese a que muchos republicanos le exhortaron a que hiciera más énfasis en la economía, el presidente Trump cerró la campaña con mensajes incendiarios sobre la inmigración, en un claro esfuerzo por movilizar a su base conservadora, principalmente en los estados que definirían el resultado en el Senado estadounidense.

Su campaña promovió incluso un anuncio de televisión que falsamente acusaba a los demócratas de haber sido culpables de la liberación de un indocumentado mexicano, Luis Bracamontes, que fanfarroneo ante el tribunal sobre el asesinato de dos policías de California en 2014.

El anuncio – rechazado por cadenas como FOX y CNN -, incluía vídeos de la caravana de migrantes que se encuentra ahora en México y que persigue llevar a miles de personas a pedir asilo político en  Estados Unidos.

En las últimas horas, Trump publicó un artículo de opinión en el que exhortó a los electores a mirar los avances económicos - que incluyen reducir a 3.7% la tasa de desempleo - y retener a los republicanos al frente del gobierno.

"Un error colosal"

Pero, sectores conservadores consideran que el presidente Trump movilizó en los suburbios el voto anti republicano con su anuncio de que emitiría una orden ejecutiva para evitar que los hijos de extranjeros que nazcan en EE.UU. puedan obtener la ciudadanía estadounidense.

A pesar de que es un asunto regulado por la Constitución, el comentarista conservador Erick Erickson considera que ese fue  “un error colosal no forzado” del presidente Trump. En Twitter, Erickson sostuvo que después de ese anuncio “hubo un giro en las encuestas en los últimos días en favor de los demócratas” de la Cámara baja.

En torno a Puerto Rico, dependiendo de que suceda en los últimos días de sesión de 2018, el próximo Congreso tendrá en sus manos la reconstrucción de la Isla tras la devastación causada por el huracán María y buscar una solución a la financiación del sistema de salud a través del programa Medicaid.

También debe haber presión de diversos sectores en torno a asuntos contributivos, como el pleno acceso al crédito federal por niños dependientes y el trato a las empresas foráneas en la isla.

Voto boricua

La encuestadora Latino Decisiones había proyectado que tres cuartas parte de los electores boricuas preferirían candidatos demócratas en esta elección.

En Florida, Latino Decisiones pronosticó que el 60% de los electores hispanos votarían por candidatos demócratas .

La mayoría de los electores cubanos - que como los boricuas representan un 31% de la población hispana de Florida-, se identifican con el Partido Republicano.


💬Ver 0 comentarios