Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Vista del exterior de la cárcel del condado de Broward en la ciudad de Fort Lauderdale, Florida, donde Nikolas Cruz ingresó el pasado 15 de febrero. (Agencia EFE)

Miami - El fiscal estatal del condado Broward, Michael Satz, señaló hoy, sábado, que la matanza en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (en el sur de Florida), es un caso en el que cabría la pena de muerte para su autor, el joven de 19 años Nikolas Cruz.

"Este es ciertamente el tipo de caso para el que fue diseñada la pena de muerte", manifestó Satze, el fiscal encargado del caso, en una declaración escrita difundida hoy, en la que señaló que no era el momento aun de discutir si su oficina pediría la pena capital.

El viernes, la Oficina del Defensor Público de Broward, encargada de la defensa del autor del ataque, en el que murieron 14 estudiantes y 3 adultos, anunció que estaba dispuesta a negociar que Cruz se declarase culpable para evitar la pena de muerte.

"Este fue un altamente calculado y premeditado asesinato de 17 personas y el intento de asesinato de todos en esa escuela", añadió el fiscal y quien manifestó que su despacho anunciará su posición en un "momento apropiado".

"Este evento es absolutamente horrible y trágico. Ahora es el momento de dejar que las familias lloren y entierren a sus hijos y seres queridos. Estamos trabajando en este caso con la Policía de Broward, el FBI y otras agencias", agregó.

Cruz, que se halla detenido sin derecho a fianza en una cárcel del Condado Broward, afronta 17 cargos de asesinato premeditado, por los que podría recibir cadena perpetua o la pena capital.

Se espera que la defensa alegue los problemas psicológicos que el acusado exhibió en los meses previos al ataque para que no se considere la pena de muerte.

Un reporte del Departamento de Niños y Familias (DCF) de Florida, obtenido por el diario local Sun Sentinel, revela que en 2016 el joven publicó un vídeo en la red social Snapchat en el que se le ve infligirse cortes en ambos brazos con un cuchillo y afirmar que iba a comprar un arma de fuego.

El documento refleja que su madre adoptiva, Lynda Cruz, informó a la agencia estatal que su hijo había sido diagnosticado con autismo y déficit de atención, además de sufrir desórdenes mentales.


💬Ver 0 comentarios