(semisquare-x3)
Escombros se encuentran esparcidos por un canal de Mexico Beach, Florida. (AP)

Tallahassee, Florida — Con decenas de miles de residentes de la región aún sin electricidad, el gobernador de Florida Rick Scott decidió dar mayor flexibilidad o eximir a los votantes de las reglas electorales en ocho condados azotados por el huracán Michael la semana pasada.

La orden representa un delicado acto de malabarismo del gobernador republicano dado que la mayoría de los condados del noroeste del estado afectados por la medida son bastiones del Partido Republicano que usualmente ofrecen miles de votos para los candidatos de ese partido. El mismo Scott enfrenta al senador federal demócrata Bill Nelson en una contienda cerrada que podría ayudar a decidir el control del Senado estadounidense.

El huracán Michael tocó tierra la semana pasada y dejó un camino de ruinas de aproximadamente 80 millas, del Golfo de México a los límites con Georgia.

Usando sus facultades para casos de emergencia, el gobernador relajó las reglas para la votación anticipada, incluyendo las limitaciones acerca de los sitios donde los funcionarios electorales locales normalmente tienen permitido instalar sedes de votación adelantada. Scott también indicó que los supervisores del proceso electoral podrían extender el periodo de votación temprana hasta el día de la elección. Las leyes de Florida exigen que la votación anticipada concluya el fin de semana previo al día de la elección.

La orden del gobernador también permite que los votantes soliciten que las boletas por correo sean enviadas a una dirección distinta a la registrada en el padrón electoral del estado.

“Cualquier flexibilidad como esta me brinda la posibilidad de otorgarle a mis votantes más oportunidades para votar, especialmente ante condiciones como esta”, declaró John Hanlon, el supervisor electoral del condado Gulf, en la costa.

Funcionarios estatales señalaron que hicieron tales ajustes debido a los reportes de casillas electorales dañadas, apagones y servicio telefónico limitado. El Departamento de Estado informó en un comunicado de prensa que ningún equipo de votación sufrió daños. Sarah Revell, una portavoz del secretario de Estado Ken Detzner, dijo que el funcionario no estaba disponible para hacer declaraciones sobre la orden ejecutiva del gobernador.

El gobierno de Scott ha tenido enfrentamientos a lo largo de los años con grupos de defensa de los derechos al voto y con demócratas sobre cuestiones que van de intentos fallidos de excluir del proceso electoral a todo aquel que no sea ciudadano estadounidense hasta la decisión de su gobierno de prohibir el uso de edificios de campus universitarios como sedes de votación adelantada.

En un comunicado, la presidenta del Partido Demócrata de Florida, Terrie Rizzo, dijo que el partido apoyaba las medidas del gobernador por ahora.


💬Ver 0 comentarios