Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un helicóptero trabaja en las labores de extinción de incendio forestal cerca de Colorado Springs, en Colorado, Estados Unidos. (EFE) (horizontal-x3)
Un helicóptero trabaja en las labores de extinción de incendio forestal cerca de Colorado Springs, en Colorado, Estados Unidos. (EFE)

Denver, Colorado - Las fuertes lluvias de los últimos días en Colorado, además de la llegada de bomberos, militares y equipo de estados vecinos, han permitido controlar los incendios forestales en este estado, informaron hoy las autoridades locales.

El llamado incendio Spring Creek, considerado el segundo de mayor extensión en la historia de este estado, ha sido controlado en un 70 % y ello ha permitido que la cancelación de una orden de desalojo que afectaba a unas 2,500 familias, informaron las autoridades del Condado Costilla, en el sur de Colorado.

"Los residentes podrán reingresar al área que antes tenía orden de pre-evacuación, pero se necesita identificación con foto y la tarjeta de acceso para el reingreso", dijo en rueda de prensa el jefe del cuerpo de bomberos que combaten ese incendio, Travis Bailey.

El incendio Spring Creek, el más grande entre la decena de fuertes incendios registrados hasta el momento en la actual temporada, comenzó el 27 de junio cerca de la localidad de Fort Garland, unas casi 250 millas al sur de Denver, cuando el danés de 52 años Jesper Jorgensen no apagó bien una fogata que encendió en el bosque.

Jorgensen enfrenta cargos por negligencia y además es investigado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), ya que su visa había caducado.

Este incendio, que llegó a formar una pared de fuego de casi 300 pies de alto, consumió más de 42,000 hectáreas y dañó severamente más de 250 viviendas o grandes estructuras, así como cientos de otras estructuras menores en granjas, ranchos y parques nacionales, si bien no ha producido muertos o heridos, según las autoridades.

Sólo el incendio Hayman, en 2002 en el Bosque Nacional Pike, supera al incendio Spring Creek en superficie, con 55,000 hectáreas calcinadas. Aquel incendio fue intencional y causó la muerte de cinco bomberos y la destrucción de más de 600 estructuras.

El otro gran incendio de este año en Colorado, el llamado 416, al norte de Durango, ha sido contenido en un 50 % y ya no amenaza ni a esa ciudad ni a localidades vecinas, aunque el fuego sigue ardiendo en el Bosque Nacional San Juan y en terrenos privados al oeste de la Carretera Estatal 550, que opera con tráfico restringido.

La Oficina del Alguacil del Condado Teller informó hoy del arresto de tres personas, tres jóvenes de 23, 19 y 17 años, acusados de ser responsables de un incendio en la zona central de ese condado (dejaron abandonada una fogata que encendieron) y que causó la destrucción de al menos ocho viviendas.

Asimismo, las autoridades de la localidad de Basalt, en el oeste de Colorado, presentaron cargos contra dos jóvenes que la semana pasada usaron balas trazadoras fuera de la zona de práctica autorizada en un campo de tiro al blanco, lo que causó un incendio cerca del Lago Christine que está controlado en un 30 %.


💬Ver 0 comentarios