En este boceto elaborado durante una vista judicial se muestra a Maria Butina, una activista proarmas de 29 años sospechosa de ser una agente encubierta de Rusia. (AP) (horizontal-x3)
En este boceto elaborado durante una vista judicial se muestra a Maria Butina, una activista proarmas de 29 años sospechosa de ser una agente encubierta de Rusia. (AP)

Moscú - Funcionarios de la embajada de Rusia se reunirán con una activista proarmas siberiana encarcelada en Washington acusada de ejercer de espía en Estados Unidos.

La embajada dijo en una publicación en Facebook que funcionarios consulares se reunirán con Maria Butina por primera vez desde su detención el pasado domingo y le proporcionarán “toda la ayuda necesaria”. 

Butina, de 29 años, niega haber cometido delito alguno, y el gobierno ruso criticó el arresto señalando que estuvo impulsado por la política interna estadounidense y por una “histeria antirrusa”. 

La fiscalía federal acusa a Butina de actuar como agente encubierta de Rusia, de tener contactos con la agencia FSB, sucesora del KGB, y de emplear el sexo y el engaño para forjar conexiones influyentes en Estados Unidos

Uno de sus antiguos profesores dijo a The Associated Press que justo antes de su detención estaba considerando tomar un empleo en Silicon Valley.


💬Ver 0 comentarios