(semisquare-x3)
Según mensajes internos analizados por el Gobierno federal, los miembros de "Lakhta", como se denominó el grupo, se referían a su proyecto como una "guerra de información contra Estados Unidos". (AP)

Washington - Una ciudadana rusa se convirtió en la primera acusada ante la Justicia estadounidense de tratar de interferir en las elecciones legislativas, cuando falta poco más de dos semanas para su celebración, informó hoy el Gobierno.

Elena Khusyaynova, una contable rusa de 44 años y residente de San Petersburgo, fue imputada hoy por un delito de conspiración para defraudar a Estados Unidos, por su supuesta participación en una estructura que financiaba y coordinaba anuncios y publicaciones en redes sociales que pretendían generar división dentro del sistema político del país.

La operación buscaba influir en las pasadas elecciones generales de 2016, en las que Trump salió victorioso, y en los comicios del próximo 6 de noviembre.

De acuerdo a un comunicado del Departamento de Justicia, la acusación formal, que era confidencial hasta ahora, fue registrada en una corte federal en el estado de Virginia y en ella se recoge que entre los intentos de interferencia de la ciudadana rusa se encontraba como objetivo las elecciones venideras de noviembre.

Presuntamente, Khusyaynova se encargó de la gestión financiera de la operaciones de un proyecto conocido como "Lakhta", incluyendo el manejo de documentos como gastos en activismo, anuncios en redes sociales, registro de dominios en internet y la compra de servidores digitales.

Entre enero de 2016 y junio de 2018, este proyecto tenía un presupuesto inicial de 35 millones de dólares, aunque solo una porción de estos fue destinada a Estados Unidos. Entre enero y junio de este año, han invertido 10 millones.

Según mensajes internos analizados por el Gobierno de EE.UU., los miembros del equipo de "Lakhta" se referían a este proyecto como una "guerra de información contra Estados Unidos".

Este grupo se presentaba supuestamente como activistas estadounidense y entre sus acciones se encuentra la creación de usuarios falsos en redes sociales.

La acusación anunciada hoy no se halla dentro de las pesquisas de la llamada trama rusa, sino que fue llevada ante las justicia por autoridades federales comunes y no por la fiscalía especial que investiga la presunta coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Sin embargo, el proyecto en cuestión estaba apoyado por empresas y oligarcas rusos que sí aparecenimputados en las averiguaciones que dirige el fiscal especial Robert Mueller.

Medios locales señalaron que la imputada no se encuentra bajo custodia de las autoridades. 

Cuestionado por periodistas, Trump negó cualquier tipo de nexo entre Khusyaynova y su campaña presidencial.

"No tuvo nada que ver con mi campaña. Todos los 'hackers', y todos los que ves (en las investigaciones), nada que ver con mi campaña", dijo el presidente.


💬Ver 0 comentarios