La foto muestra el logotipo de General Motors en la sede mundial de la empresa en Detroit. (AP) (semisquare-x3)
La foto muestra el logotipo de General Motors en la sede mundial de la empresa en Detroit. (AP)

Reguladores federales estadounidenses están investigando más de 100 quejas de problemas con los frenos en camionetas tipo pickup y SUV de General Motors. El defecto afecta a unos 2.7 millones de vehículos.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EstadosUnidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) informó hoy, viernes, que una bomba de frenos usada en esos vehículos puede deteriorarse, haciendo más difícil y largo el frenado.

La agencia dijo que tiene 11 quejas de usuarios, que incluyen nueve choques y dos heridos.

La investigación cubre las camionetas Chevy Silverado y GMC Sierra modelos de 2014 a 2016, además de las SUVs Chevrolet Suburban y Tahoe, GMC Yukon y Cadillac Escalade.

La agencia determinará cuán a menudo ocurren los problemas y si es necesario que sean retiradas de circulación para someterlas a una reparación gratuita.

GM está monitoreando las quejas sobre los frenos y está colaborando con la agencia para evaluarlas, dijo el portavoz de la NHTSA, Tom Wilkinson.

Cualquier dueño que tenga problemas con el comportamiento de los frenos debe llevarlos a un concesionario de GM o un taller independiente para que sean examinados, dijo Wilkinson, que agregó que la compañía rembolsará los costos de cualquier reparación en Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios