Unos 17 republicanos votaron a favor junto a la delegación demócrata de la Cámara de Representantes. (AP)

Washington.- La Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.) aprobó hoy, viernes, el proyecto de ley demócrata que asignaría cerca de $4,900 millones para emergencias causadas por desastres naturales, y que tiene el propósito de atender de inmediato los daños que han dejado los terremotos ocurridos a principios de año en Puerto Rico, además de potenciar créditos contributivos federales para la Isla.

La legislación representa un desafío de los demócratas por la Casa Blanca, que ha amenazado con el veto del presidente Donald Trump si la medida llega a su despacho, y tiene en este momento la puerta cerrada en el Senado, bajo mayoría republicana.

Un portavoz del presidente del Comité de Finanzas del Senado, Charles Grassley (Iowa), indicó que el influyente senador republicano “está generalmente de acuerdo con la declaración de política pública de la administración de la Casa Blanca”, que se opuso a la legislación por considerarla innecesaria y vincularle temas tributarios, mientras renovaba denuncias sobre malversación y “múltiples casos de alto perfil de corrupción”.

“Desafortunadamente, los republicanos del Comité de Finanzas del Senado no fueron consultados cuando los demócratas de la Cámara improvisaron rápidamente su proyecto de ley”, indicó Michael Zona, director de Comunicaciones del senador Grassley, quien tendrá jurisdicción sobre los temas tributarios.

El análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) es que las medidas contributivas – que incluyen los demás territorios-, tendrán un costo, en una década, de $16,000 millones.

Con las enmiendas aprobadas hoy, las asignaciones de emergencia que propone la legislación aumentan de $4,670 millones a $4,890 millones, indicó la presidenta del Comité de Asignaciones, la demócrata Nita Lowey (Nueva York). "El Senado debe considerarlo de inmediato y aprobarlo", sostuvo Lowey, tras la votación.

Un total de 220 demócratas y 17 republicanos votaron a favor de la legislación. Los votos en contra fueron de 160 republicanos y el independiente Justin Aamash (Michigan).

Los demócratas insistieron en que buscarán añadir el proyecto a legislación que los republicanos del Senado quieran avanzar o a peticiones de fondos de la Casa Blanca para próximas emergencias.

“El Congreso no la Casa Blanca es el que tiene el poder de asignar fondos”, indicó el congresista demócrata David Price (Carolina del Norte), presidente del subcomité de Asignaciones que supervisa el Departamento de Vivienda federal (HUD), ante la oposición del presidente Trump a un proyecto cuyo futuro es incierto en el Senado.

Entre otras cosas, el proyecto de ley permite que los fondos de esta legislación y los previamente asignados para mitigar la catástrofe causada por el huracán María puedan utilizarse indistintamente para asistir a la Isla.

También requiere que el HUD, que administra los fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR) -en consulta con otras agencias-, publique en un período máximo de 60 días las guías sobre el uso de $1,932 millones en fondos de mitigación CDBG-DR que el Congreso asignó para ayudar a rehacer la red eléctrica de Puerto Rico.

En términos de las partidas de asignaciones, el proyecto impulsa $3,260 millones en fondos CDBG-DR, $1,250 millones para mejoras a carreteras y $100 millones para las necesidades en el área de educación.

Una enmienda de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, la única republicana que fue al hemiciclo a defender la medida, permite aumentar de $40 millones a $210 millones los fondos de asistencia de emergencia que estarían disponibles para Puerto Rico, hasta septiembre de 2021.

La legislación también persigue asignar $15 millones para apoyo técnico a la red eléctrica y $6.75 millones para análisis de riesgos de terremotos, mejorar la planificación energética a largo plazo, crear conciencia sobre la situación energética y fortalecer la seguridad cibernética de la infraestructura crítica.

Una enmienda de la demócrata Donna Shalala (Florida) permitirá llevar a cabo un estudio sobre el impacto de los terremotos en el sistema educativo. Otra de la demócrata Rashida Tlaib (Michigan) busca asegurar que la información sobre el uso de los fondos CDBG-DR llega a la población que no habla inglés que es la mayoría del pueblo de Puerto Rico.

El republicano Tom Rice (Carolina del Sur) – como el gobierno de Trump-, consideró innecesaria la medida, por entender que Puerto Rico tiene en camino miles de millones de dólares.

Rice volvió a denunciar que la legislación permita financiar a través del Tesoro federal créditos por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes (CTC) en Puerto Rico, que se estima tendrán un impacto anual de $800 millones anuales, pues los residentes de la Isla “no pagan contribuciones federales”. “Es un barril de tocino”, que crearía “derechos adquiridos” para los residentes de Puerto Rico, se quejó Rice.

La congresista demócrata Rosa DeLauro (Connecticut), sin embargo, le recordó que los residentes de la isla pagan los impuestos federales de nómina - Seguro Social y Medicare-, y que sobre esas contribuciones es que se basa el CTC.

Rice cuestionó también, como la Casa Blanca, que Puerto Rico necesite más fondos para lidiarcon sus emergencias. Buscó comparar el acceso de la isla a los fondos de emergencia, con su estado de Carolina del Sur después del huracán Florence, tomando como ejemplos los condados más pobres y sobre todo la población afroamericana, lo que le valió críticas de la delegada de las Islas Vírgenes, Stacey Plaskett.

La comisionada González habló varias veces en el hemiciclo para refutar a sus propios colegas republicanos.

“Esto no es un invento… Sí necesitamos el dinero”, dijo, al aludir al efecto de los terremotos en familias desplazadas, en niños que no han retornado a sus escuelas y el daño permanente a 67 escuelas, entre otras cosas.

“Cada semana, cuando regreso a casa, me encuentro con personas que han perdido todo debido a los terremotos, me encuentro con padres que están demasiado asustados para enviar a sus hijos a la escuela y familias que se niegan a regresar a sus casas por temor a que se derrumben”, agregó la comisionada residente, al insistir que se requiere ahora que los demócratas negocien una medida con los republicanos del Senado y la Casa Blanca.

La representante de la gobernadora en Washington, Jenniffer Storipan, pidió al Senado que apruebe el proyecto demócrata. “Agradecemos a los miembros del Congreso su rápida acción”, indicó Storipan directora de la Administración de Asuntos Federales en Puerto Rico (Prfaa).

Con respecto al CTC, la comisionada González recordó que ese crédito fue avalado en el informe del Grupo de Trabajo del Congreso que creó la ley Promesa.

La congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) – a quien la speaker Nancy Pelosi le atribuyó la legislación junto a la presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, Nita Lowey-, recordó que Puerto Rico fue invadido por Estados Unidos, que es una colonia estadounidense y es responsabilidad del gobierno federal atender sus emergencias.

Ante la oposición de Trump y el liderato republicano, la congresista Velázquez afirmó que “no seremos disuadidos, aprobaremos este proyecto de ley”.

La speaker Pelosi, al pedir un voto firme en favor de la legislación, aludió a los niños desplazados y a la falta de servicios médicos adecuados que aún tiene la población de Vieques. Pelosi se reunió esta semana con los padres de la niña de 13 años Jaydeliz Moreno Ventura, quien murió en enero sin poder recibir servicios médicos necesarios en la Isla Nena.

“Escuelas se han derrumbado, los hospitales están con problemas y casas han sido destruidas. Miles de personas se quedan en refugios o duermen afuera por temor a que sus hogares se derrumben mientras duermen.Y, trágicamente, dos ciudadanos estadounidenses han perdido la vida, incluida una niña de 13 años en Vieques, donde muchos todavía esperan la asistencia federal necesaria para modernizar los hospitales y mejorar el acceso a la atención médica”, agregó Pelosi.

El republicano Tom Cole (Arkansas), líder de la minoría en el Comité de Reglas, buscó sin éxito devolver la legislación a comisión “No tengo duda de que Puerto Rico necesita ayuda”, sostuvo Cole, pero considero que era prematuro el proyecto sin un informe de FEMA sobre las necesidades que tiene la Isla y en momentos hay miles de millones de dólares sin desembolsar.

“Quizá se necesita más dinero”, sostuvo Cole, al indicar que esperar por el análisis de daños permitiría conseguir respaldo para el proyecto en el Senado.

El demócrata boricua Darren Soto (Florida) le respondió que nada impediría al Congreso volver a legislar, si entiende que se necesitan más fondos.

En términos contributivos, la medida persigue también hacer permanente el aumento en el reembolso por el arbitrio al ron – garantizando 46 centavos al Fideicomiso de Conservación- revive, para la emergencia de los terremotos, los créditos federales a patronos que han retenido empleados y asigna $500 millones para créditos por inversiones en comunidades de escasos recursos, y $50 millones en créditos para vivienda a personas de escasos recursos.

Entre los 17 republicanos que votaron a favor estuvieron los congresistas Rob Bishop (Utah), Don Young (Alaska), Peter King (Nueva York), Elise Stefanik (Nueva York), Mario Díaz Balart (Florida), Brian Fitzpatrick (Pensilvania), y Bill Posey (Florida).


💬Ver 0 comentarios