La acción permitiría que los ciudadanos tengan más dinero en sus cuentas. (Shutterstock)

Washington - El presidente Donald Trump confirmó hoy que la Casa Blanca contempla impulsar una reducción en el pago de nómina que hacen los trabajadores al Seguro Social, con el fin de que se queden con más dinero en su cheque y se dé un estímulo a la economía estadounidense.

Luego de que la Casa Blanca negara las discusiones que se dan en torno a esa propuesta, Trump aceptó esta tarde que esas conversaciones tienen lugar, en momentos en que expertos temen que se aproxime una recesión económica.

Bajo el gobierno del presidente Barack Obama, el Congreso aprobó reducir en un 2% - de 6.2% a 4.2%-, el descuento por nómina para el Seguro Social, que le garantizó entre 2011 y 2012, en promedio, más de $500 anuales a los residentes de Puerto Rico.

Para evitar limitar los beneficios futuros del Seguro Social, el gobierno de Obama redirigió otros fondos al Seguro Social.

Ante la crisis fiscal de la Isla, la medida también fue recomendada en 2016 por el Grupo de Trabajo del Congreso sobre Desarrollo Económico en Puerto Rico.

Ese tipo de propuestas saca dinero “de otro bolsillo”, indicó el economista José Alameda, profesor del Recinto Universitario de Mayaguez (RUM), al señalar que será importante, de presentarse legislación, conocer cómo se va a financiar.

Las discusiones internas en la Casa Blanca pueden ser un reconocimiento de que al gobierno de Trump se le ha ido la mano con la imposición de tarifas comerciales, principalmente su efecto sobre las importaciones de China, según Alameda.

Inicialmente, la Casa Blanca había preferido negar que tuviera bajo consideración la reducción en las contribuciones que se pagan con la nómina.

Pero, el presidente Trump – durante una reunión con el presidente de Rumania, Klaus Iohannis-, confirmó que las discusiones están en marcha. “He estado pensando en los impuestos sobre la nómina durante mucho tiempo. A muchas personas les gustaría ver eso", dijo Trump a los periodistas en el Despacho Oval.

El presidente Trump, en los últimos días, ha minimizado los pronósticos de expertos que perciben una reducción en la economía y temen que Estados Unidos esté acercándose a una recesión.

Los trabajadores pagan un impuesto de 6.2% sobre los primeros $132,900 de sus ganancias. Los patronos pagan otro 6.2%.

El impuesto que se paga con la nómina financia los programas del Seguro Social y Medicare.

Por el momento, no hay detalles sobre la propuesta que se discute en la Casa Blanca. Y no se ha consultado con el liderato del Congreso.

“En este momento, la recesión parece más un deseo político de los demócratas que una realidad económica”, indicó, por su parte, un portavoz del presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley (Iowa), en declaraciones al diario The Washington Post.


💬Ver 0 comentarios