Alexandria Ocasio-Cortez (izq.) resultó ganadora de las primarias demócratas y quedó a las puertas del Congreso federal, dejando con la boca abierta a más de un político en Washington. (Twitter.com / Alexandria Ocasio-Cortez) (semisquare-x3)
Alexandria Ocasio-Cortez (izq.) resultó ganadora de las primarias demócratas y quedó a las puertas del Congreso federal, dejando con la boca abierta a más de un político en Washington. (Twitter.com / Alexandria Ocasio-Cortez)

Diez años después de que Barack Obama lograra llegar al poder empujado por el naciente poder de las redes sociales, otra demócrata dio esta noche una enorme sorpresa al desbancar al veterano representante Joseph Crowley en las primarias de su partido, también apoyada en Twitter, Facebook y YouTube

Alexandria Ocasio-Cortez resultó ganadora de las primarias demócratas y quedó a las puertas del Congreso federal, dejando con la boca abierta a más de un político en Washington. 

En una entrevista con El Nuevo Día, Ocasio dio a entender que, aunque tenía posibilidades, no esperaba ganar estos comicios. Pero los votantes no estaban dispuestos a esperar y le entregaron el 57.3% de los votos. Crowley logró el 42.7%. 

El video de campaña de Ocasio, filmado en su propia casa y gracias a la colaboración de un grupo de voluntarios, se transformó en el video viral de las campañas por Nueva York. 

En menos de un mes (lo publicó el 30 de mayo) el video logró casi un millón de vistas en Twitter y el apoyo incondicional de más de 22,000 seguidores que dejaron su corazón en el video y otros 8,500 que ayudaron a expandir la voz puertorriqueña de Ocasio con sus reshares

En Facebook, el video fue visto más de 162,000 veces hasta ahora y el 10% de sus seguidores lo compartió. En YouTube, las imágenes se vieron más de 100,000 veces.

No son datos menores, pues a Ocasio la votaron un poco más de 15,000 personas y eso le alcanzó para imponerse sobre Crowley, a quien llaman el "Rey de Queens" por el distrito que representa hace 20 años. El político de 56 años buscaba su mandato número 11. Pero Ocasio le arrebató el sueño gracias, en parte, a su dedicación en las redes sociales. 

En Twitter, la ahora candidata demócrata de tan solo 28 años, capturó la atención de 126,000 seguidores, mientras que en Facebook se alzó con más de 41,983 followers. Y en Instagram, sumó 28,700 seguidores.

A Crowley lo siguen en Twitter 31,300 personas. Menos de un tercio que a Ocasio. En Facebook tiene 18,070 seguidores. En Instagram, apenas pasa los 1,475. 

Al igual que Obama en el 2008, Ocasio aprovechó la fuerza de las redes para recaudar fondos, organizar reuniones y enviar su mensaje a través de canales mucho más accesibles pero igual de efectivos que la costosísima televisión. 

Y con algo más a favor, gracias a la inteligencia de datos, Ocasio tuvo la posibilidad de contactar y conectar directamente con sus seguidores, algo que la televisión no permite hacer. Pudo hablar con ellos, responder preguntas, agradecerles directamente y pedir su apoyo cara a cara, aunque fuera un rostro virtual. 

Las lecciones las aprendió del equipo de campaña de Obama, cuyo éxito en las redes sociales se transformó en un ejemplo a replicar entre muchos demócratas, sobre todo los más jóvenes como Ocasio.  

La puertorriqueña, cuya madre es de Arecibo, también vivió de cerca el poder que tienen las redes sociales cuando formó parte del equipo de campaña de Bernie Sanders. Y cuando fue su turno se volcó a Twitter, Facebook, Instagram y YouTube para intentar repetir la historia. Aunque no soñaba con llegar tan lejos esta noche. 

“Me siento bien con mis probabilidades, pero independientemente del resultado, en el curso de esta campaña, despertamos nuestra comunidad, y de eso no hay marcha atrás”, le dijo a El Nuevo Día a comienzos de junio.

Para despertar a esa comunidad, Ocasio se mostró en el video de su campaña, y durante su campaña, como una mujer de clase trabajadora más. Una nuyorican que sale a la calle cada día a ganarse la vida. Una joven que fue mesera cuando en la crisis de 2008 su familia atravesó problemas financieros y tuvo que dar la milla extra para apoyarla. Una joven que dice sentir que creció en Puerto Rico gracias a que pasó sus veranos en la isla con sus primos y familiares maternos. 

“La carrera es personas versus dinero”, destacó Ocasio durante su campaña. “Nosotros tenemos a la gente. Ellos tienen el dinero”, dijo sobre su poderoso contrincante que recaudó $3,354,370 -según su último reporte de campaña del 6 de junio pasado- frente a los $300,709 de Ocasio para estas primarias. Ella se negó a recibir dinero de corporaciones y lobistas y sólo aceptó fondos de donantes particulares que en promedio, según dijo a El Nuevo Día, le entregaron $14 cada uno. 

En las primarias de esta noche, Ocasio buscó cautivar a la comunidad del distrito 14 que, según estimados del Censo federal, alberga a 691,715 residentes, de los cuales 344,481 son hispanos y sobre 71,500 son puertorriqueños. Tenía que convencerlos de salir a la calle a votar. 

Si me negaba a involucrarme con los no votantes, estábamos agitando un ciclo de abandono y cinismo. Así que me acerqué. Y hemos sido abrazados. Hemos construido poder. Nos hemos organizado. Lo que hemos construido es permanente. No importa lo que pase”, dijo horas antes de que se conocieran los resultados en su cuenta en Twitter.

Y agregó: “Hace casi dos años, comencé lo que entonces era una apuesta completamente 'imposible' para el Congreso. Desde entonces, todo ha cambiado”.

Sin dudas, todo ha cambiado. Thomas Jefferson, a comienzos del siglo XIX, se apoyó en los periódicos para alcanzar la presidencia de los Estados Unidos. Entre 1933 y 1942, Franklin Delano Roosvelt usó la radio para hacer llegar sus mensajes y gobernar el país. John Fitzgerald Kennedy comprendió el alcance de la television y la usó a su favor. Barack Obama fue capaz de divisar el poder de las redes sociales y se convirtió en el primer presidente afroamericano de la historia de EE.UU.

Alexandria Ocasio aprendió la lección de quien llegó al poder cuando ella, a sus 18 años, apenas había alcanzado la edad suficiente para votar. Y esta noche, la puertorriqueña, hizo historia también de la mano de las redes sociales.


💬Ver 0 comentarios