El abogado Michael Avenatti sostuvo que
El abogado Michael Avenatti sostuvo que "vetó" a Julie Swetnick (arriba) antes de aceptar ayudarla a llevar su reclamo contra Kavanaugh al foro público. (Michael Avenatti vía AP)

Washington — Julie Swetnick, una de las mujeres que ha acusado públicamente al nominado juez para el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh, de conducta sexual inapropiada, ostenta un extenso historial de disputas legales, incluyendo una demanda en el que un ex empleador la acusó de falsificar su resumé colegial y laboral al solicitar un trabajo.

Documentos legales de Maryland, Oregon y Florida proveen una mirada parcial a la mujer que entró al escrutinio mediático de la batalla por la nominación de Kavanaugh a la máxima corte de los Estados Unidos.

Los documentos revisados por The Associated Press muestran que Swetnick ha estado involucrada en, al menos, seis pleitos legales en los pasados 25 años. Además de la demanda sometida por su ex empleador en noviembre del 2000, otros casos incluyen una demanda por daños físicos en el 1994 contra la autoridad de tránsito de Washington, D.C.

Su abogado, Michael Avenatti, dijo que los casos que involucran a su clienta no guardan relación con la credibilidad de su acusación contra Kavanaugh. El letrado añadió que la demanda de su ex empleador — la cual fue desestimada un mes después de ser radicada — fue "una fabricación, razón por la cual fue desestimada casi de inmediato".

Avenatti sostuvo que "vetó" a Swetnick antes de aceptar ayudarla a llevar su reclamo contra Kavanaugh al foro público. Precisamente, el abogado entregó la semana pasada una declaración jurada de Swetnick en la que dijo que vio a Kavanaugh "beber excesivamente en repetidas ocasiones y realizar contacto sexual inapropiado con mujeres en la década del 80".

En la declaración, que fue sometida ante la Comisión de lo Jurídico del Senado federal, Swetnick sostuvo que fue víctima de abuso sexual en una fiesta a la cual asistieron miembros del círculo social de Kavanaugh, aunque no acusó al juez de atacarla. Dos mujeres, Christine Blasey Ford y Deborah Ramírez, han acusado públicamente a Kavanaugh de abuso sexual.

Blasey Ford testificó el pasado jueves ante la Comisión de lo Jurídico del Senado federal y hasta los defensores de Kavanaugh, incluyendo al presidente Donald Trump, dijeron que su relato fue creíble. Ramírez, en cambio, acusó a Kavanaugh de mostrarle su pene durante una fiesta mientras ambos fueron estudiantes en la Universidad de Yale. Amigos y colegas de Ramírez la describieron como una mujer reservada que se ha dedicado a luchar por las familias de bajos recursos y sobrevivientes de violencia de género.

Ann Simonton, defensora de las víctimas de violación sexual y directora del grupo Media Watch, dijo que muchas personas víctimas de violación experimentan caos y problemas en sus vidas, lo que puede empañar la imagen de la víctima pero no necesariamente elimina la legitimidad de las acusaciones de abuso.

"Ese tipo de trauma impacta sus vidas para siempre", resaltó Simonton.

Ciertos detalles sobre las disputas legales de Swetnick no son conocidas porque la documentación está incompleta o ya no se encuentra disponible. La documentación de la demanda del 2000 sometida por la compañía de programación Webtrends no revela la razón para la desestimación; Avenatti dijo que las partes llegaron a un acuerdo, pero no hubo dinero de por medio.

La compañía sostuvo que Swetnick, ingeniera de programación, incurrió en conducta inapropiada al esbozar comentarios de índole sexual frente a dos hombres durante un almuerzo de la empresa. De acuerdo a la información contenida en la demanda, Swetnick acusó a Webtrends de someterla a "un ambiente laboral hostil, tanto físico como emocional". Además, Swetnick dijo que fue acosada sexualmente por cuatro compañeros de trabajo. Las cuatro personas negaron la acusación.

El departamento de recursos humanos de la empresa encontró que Swetnick sometió información falsa al solicitar empleo. La demanda indica que reportó mal el tiempo que trabajó para otra empresa y que, supuestamente, contaba con concentraciones en biología y química de la Universidad Johns Hopkins.

Helen Moglen, la tía de Swetnick, dijo la semana pasada que su nieta fue a la universidad pero regresó a la casa un corto tiempo después. En una entrevista con el periódico The Washington Post, el padre de Swetnick dijo que "ella misma se enseñó a ser una experta en computadoras. Es una mujer muy inteligente".

Por otro lado, Swetnick demandó a la autoridad de tránsito de Washington, D.C., y exigió el repago de $420,000 que, dice, dejó de devengar a causa de una lesión que sufrió en la nariz al caerse en un tren en el 1992. Swetnick, quien se describió en la demanda como una modelo y actriz, sostuvo que tenía "múltiples contratos de modelaje" con varias compañías al ocurrir el accidente, las cuales perdió debido al accidente.

Swetnick nombró a la compañía "Konam Studios" como una entidad capaz de apoyar su reclamo de sueldo perdido a causa de la lesión al, supuestamente, prometer contratarla antes del accidente. En la documentación se identifica a Nam Ko, un portavoz de "Kunam Studios", como un posible testigo.

Ko, sin embargo, explicó que era un amigo de Swetnick, que nunca fue dueño de dicha compañía (escrita de ambas maneras) y que nunca acordó pagarle un sueldo por ningún trabajo antes de la lesión. Ko añadió que conoció a Swetnick poco más de un año después de que ocurrió la supuesta caída.

"No tenía dinero en ese momento. Estaba tan quebrado como se puede estar", dijo Ko.

Avenatti, por su parte, dijo que dicha demanda "es todo especulación y es irrelevante".

En la documentación se incluyó una carta enviada por Richard Zamora a los abogados de Swetnick, quien se identificó como un ejecutivo de mercadeo de la compañía Fiber Sign Inc. con base en San José, California. En la misiva, con fecha de marzo de 1994, Zamora dijo que la compañía estaba preparada para contratar a Swetnick como modelo y portavoz con un salario base de $60,000, pero le ofreció el puesto a otra persona al conocer sobre la lesión de Swetnick.

Sin embargo, Zamora luego solicitó un orden de protección contra Swetnick en una corte en Florida, y aunque la documentación no explica la razón para solicitar la orden, el pleito fue desestimado dos semanas después luego que ninguna de las partes acudió a la corte.

Zamora, quien cambió su nombre a Richard Vinneccy, declinó hablar sobre la carta o sobre la naturaleza de su relación con Swetnick.

Al ser abordado sobre la orden de protección, Avenatti dijo que era una "patraña".

Documentos de la corte mostraron que el caso de Swetnick contra la autoridad de tránsito de Washington, D.C., fue desestimada luego que las partes llegaron a un acuerdo. Vincent Jankoski, uno de los abogados que defendió a la agencia, dijo que el caso se resolvió sin tener que pagarle a Swetnick luego que falló en proveer documentación que apoyara su reclamo de sueldo perdido.


💬Ver 0 comentarios