Las instalaciones deportivas de la Universidad Estatal de Ohio. (AP) (semisquare-x3)
Las instalaciones deportivas de la Universidad Estatal de Ohio. (AP)

Toledo, Ohio— Las autoridades de la Universidad Estatal de Ohio deben revelar los nombres de entrenadores y personal que supieron de las denuncias contra un médico, ahora difunto, que abusó sexualmente de estudiantes varones durante dos décadas, pero no tomaron medidas, dijeron los abogados de algunas de las víctimas.

Los abogados también exigen que la universidad entregue para junio un plan concreto para responder a futuras denuncias de abuso sexual y asegurar que esos hechos jamás se repitan.

Los abogados, representantes de casi 60 hombres que dicen haber sufrido abusos por parte del doctor Richard Strauss, quieren que la universidad revele lo que sabe sobre el médico y su trabajo con deportistas de escuelas secundarias en campamentos de verano regentados por la institución.

Un informe publicado el viernes revela que Strauss abusó de al menos 177 estudiantes varones desde la década de 1970 hasta la de 1990. Estos incluyen participantes en al menos 16 deportes en la universidad, además de estudiantes atendidos en el centro de salud de la institución y en la clínica del médico.

Varios directivos de la universidad habían escuchado quejas o inquietudes acerca de Strauss, pero hicieron poco o nada al respecto, de acuerdo con el informe preparado por investigadores de una firma de abogados contratada por la universidad.

Según el informe, 22 entrenadores corroboraron las denuncias de las víctimas. Las autoridades universitarias de la época tenían la obligación de informar a la policía por tratarse de delitos, dijo Sarah Ackman, asesora legal del gobernador Mike DeWine. El gobernador dijo que aparentemente no lo hicieron y el lunes ordenó que se investigue cómo manejó el caso la junta médica estatal.

“¿Por qué son anónimos?”, preguntó el abogado Ilann Maazel en entrevista con The Associated Press el lunes. “Es asombroso, la cantidad de gente que sabía y sin embargo no hizo nada o casi nada”.

Dijo que el informe “apenas raspa la superficie”, porque Strauss probablemente atendió a miles de deportistas y estudiantes durante su carrera y probablemente hay muchas más víctimas que no se han presentado.

“Si la universidad quiere sincerarse, que nos diga a cuánta gente tuvo acceso el doctor Strauss”, dijo Maazel.

Nadie ha defendido públicamente a Strauss, aunque algunos familiares han expresado estupor ante las acusaciones.

El rector de la universidad, Michael Drake, ofreció disculpas a las víctimas, a quienes felicitó por su valor.

Sin embargo, también trató de tomar distancia de lo sucedido hace más de 20 años. “Esta no es la universidad de hoy”, aseguró.


💬Ver 0 comentarios