Para el senador demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey), Trump utiliza como rehenes a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos de la mano de sus padres. (AP / Susan Walsh) (semisquare-x3)
Para el senador demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey), Trump utiliza como rehenes a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos de la mano de sus padres. (AP / Susan Walsh)

Washington - Líderes demócratas del debate sobre inmigración recibieron anoche con frialdad el mensaje del presidente Donald Trump, que persigue encaminar a 1.8 millones de indocumentados hacia la ciudadanía estadounidense, a cambio de eliminar programas como el de reconciliación familiar y obtener el financiamiento para lo que ha descrito como el “muro” en la frontera con México.

“Todavía tengo esperanzas, pero no veo que este Congreso y este Presidente lleguen a un acuerdo que impida la deportación de los ‘soñadores’. La agenda de la Casa Blanca es desarticular la inmigración legal a cambio de permitir que algunos de los ‘soñadores’ vivan aquí”, indicó el congresista demócrata Luis Gutiérrez, portavoz de temas de inmigración del Caucus Hispano del Congreso.

Para el senador demócrata Robert Menéndez (Nueva Jersey), Trump utiliza como rehenes a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos de la mano de sus padres, “hasta que se le dé $25,000 millones para un muro y se destruyamos nuestro sistema de inmigración familiar”.

Mientras, el congresista republicano Carlos Curbelo (Florida) sostuvo que aunque el presidente Trump pudo haber explicado mejor al pueblo estadounidense por qué “los jóvenes inmigrantes traídos a este país como niños merecen un lugar permanente en Estados Unidos, tiene razón al desafiar al Congreso a producir pronto una solución bipartidista”.

En su primer mensaje sobre el estado de la Unión, Trump defendió la misma política pública sobre inmigración que anunció recientemente. 

Pero, dedicó más tiempo a hablar de la necesidad de eliminar la entrega de visados por un sistema de lotería y el programa de reunificación familiar.

Trump afirmó que al ofrecer un camino a la ciudadanía estadounidense para 1.8 millones de “inmigrantes ilegales”, cubre “tres veces más personas” que el decreto aprobado por el presidente Barack Obama para normalizarle la vida a cerca de 760,000 jóvenes indocumentados.

El presidente Trump eliminó ese decreto, conocido como DACA, que perderá toda vigencia el 5 de marzo. Pero, esa decisión ahora ha provocado una pugna en el Congreso que provocó ya tres días de cierre parcial del gobierno federal y mantiene otros asuntos sin resolver.


💬Ver 0 comentarios