(semisquare-x3)
Justin Fairfax. (AP)

Richmond, Virginia — Más gente pidió el sábado la renuncia del vicegobernador de Virginia, al final de una semana increíble en la que los tres funcionarios electos de mayor jerarquía del estado, todos demócratas, terminaron involucrados en escándalos sobre raza, sexo y poder que podrían arruinarlos políticamente.

Dos mujeres acusaron al vicegobernador Justin Fairfax de agresión sexual, y él rechazó enfáticamente las acusaciones. Después de que otra mujer lo acusó el viernes, varios posibles candidatos demócratas a la presidencia, la mayoría de la delegación de Virginia en el Congreso y muchos otros demócratas influyentes pidieron la renuncia de Fairfax, quien sería el segundo gobernador negro si el gobernador Ralph Northam renunciara debido a una foto racista.

Northam, quien ha cumplido el primero de cuatro años de mandato, anunció el viernes durante una reunión de gabinete que planea quedarse en su puesto, de acuerdo con un funcionario que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar sobre el asunto.

Al tomar esta decisión, Northam desafió prácticamente a todo el Partido Demócrata, que se le volcó luego que apareció una foto racista publicada en 1984 en el anuario de su facultad de medicina y él reconoció que se pintó la cara de negro en la década de 1980.

El sábado, Northam acudió a su primera presentación pública desde que negó ser parte de la foto en cuestión. Northam fue al funeral de un agente estatal que murió en un tiroteo. No hizo declaraciones al llegar a Chilhowie, cuatro horas al oeste del tumulto de Richmond, y no fue incluido en la lista de oradores del programa.

Poco después de que Northam se reunió el viernes con su gabinete, otra mujer acusó públicamente a Fairfax de violación. La abogada de Meredith Watson, de 39 años, dijo en un comunicado que Fairfax violó a su cliente hace 19 años, cuando ambos estudiaban en Duke University.


💬Ver 0 comentarios