(horizontal-x3)
De acuerdo con el Departamento de Seguridad Pública de Nevada, de las 309 fatalidades ocurridas en carreteras de Nevada al menos un tercio fue responsabilidad de conductores ebrios. (AP)

Las Vegas - El estado de Nevada emprendió desde esta semana la obligatoriedad de uso de un dispositivo de medición de alcohol que enciende o apaga el auto para todos aquellos conductores que han sido detenidos en algún momento mientras conducían bajo la influencia del alcohol.

Se trata de un dispositivo que incluye una cámara y una boquilla por la que el conductor debe soplar. Una vez el dispositivo analiza el aliento del chófer y verifica que no tenga alcohol en el mismo, y la cámara toma su foto para corroborar su identidad, entonces el auto enciende, en caso contrario queda bloqueado.

"En otros estados ha probado ser efectivo en la reducción de accidentes y fatalidades causados por conductores alcoholizados", asegura a Efe Andrew Bennett, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Nevada, entidad encargada de regular la medida.

De acuerdo con Bennett ya hay más de dos mil dispositivos funcionando en Nevada, pero ahora y gracias a la implementación de la ley SB 259 aprobada por la Legislatura Estatal en el 2017, "creemos que habrá más de 10 mil instalados al final del primer año de la medida".

Cuando un conductor es detenido por manejar bajo la influencia del alcohol pierde, entre otras cosas, sus derechos para continuar operando vehículos.

Es ahí donde entra en acción esta medida, pues para poder recuperar esos derechos y después de cumplir con todos los requisitos habituales de las leyes de tráfico relacionadas con este tipo de infracciones, los conductores deben buscar uno de los nueve proveedores autorizados por el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) para instalar el dispositivo.

Una vez instalado, el mismo DMV revisa y verifica que todo esté en regla para poder otorgar nuevamente una licencia de conducir al infractor.

En cuanto a la duración de uso, todo "depende de lo delicada que haya sido la infracción, es decir, depende del nivel de alcohol que tenían en la sangre cuando fueron detenidos", cuenta Bennett, quien agrega también que el tiempo puede variar de un mínimo de 185 días a 3 años.

Kevin Malone, portavoz del DMV dijo a Efe que esperan que la ley ayude a reducir las muertes ocasionadas por conductores ebrios y enfatizó que la medida será monitoreada rigurosamente.

"Conducir sin el dispositivo requerido es una ofensa grave y puede representar la suspensión de la licencia hasta por 3 años", puntualizó.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Pública de Nevada, de las 309 fatalidades ocurridas en carreteras de Nevada al menos un tercio fueron responsabilidad de conductores ebrios.

La medida ha sido apoyada por varias entidades y organizaciones como Madres Contra Conductores Ebrios (MADD, por sus siglas en inglés).

Los familiares de personas que han pedido la vida a causa de accidentes ocasionados por chóferes alcoholizados también celebraron la ley aunque aseguran que aún hay mucho camino por recorrer.

En cuanto a las personas a quien está dirigida la medida, pues parece que es el precio del dispositivo lo que más les ha afectado.

"Cuesta entre $60 y $80 por mes y es dinero que se va a la compañía que instala el dispositivo. De la gravedad de la infracción depende el tiempo que van a tener que pagar esa cantidad", aclara Bennett del Departamento de Seguridad Pública.


💬Ver 0 comentarios