Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La foto muestra el mal estado de una de las habitaciones de los niños en la residencia de Ina Rogers. (AP / Rich Pedroncelli) (horizontal-x3)
La foto muestra el mal estado de una de las habitaciones de los niños en la residencia de Ina Rogers. (AP / Rich Pedroncelli)

Fairfield, California - Los diez niños rescatados de una casa de California fueron objeto de estrangulamiento, recibieron heridas de ballestas (un arco de flechas moderno) y hasta fueron torturados mediante asfixia con agua (waterboarding) por su padre y madre, quienes no hicieron nada para detener el abuso según la fiscalía del condado de Solano.

Los detalles del abuso que recibieron los niños fueron incluidos en un informe entregado por los fiscales a cargo del caso, quienes solicitaron un aumento sustancial en la fianza de Ina Rogers, de 31 años.

Rogers enfrenta nueve cargos de abuso contra menores en una corte en el condado de Solano. Rogers no emitió alegado de culpabilidad o inocencia, pero ha negado públicamente las acusaciones de que sus hijos fueron maltratados.

"Estos niños, repetidamente, recibieron golpes, fueron estrangulados, mordidos, recibieron disparos de ballestas y rifles de perdigones, golpeados con palos y bates, torturados mediante asfixia con agua y recibieron quemaduras con agua hirviendo", dijo la fiscal del condado de Solano, Verónica Juárez.

Los fiscales rechazaron revelar detalles adicionales sobre las acusaciones en contra de Rogers y su esposo, Jonathan Allen, de 29 años, quien sometió un alegato de inocencia a múltiples cargos de tortura y abuso contra un menor. Allen fue ingresado a la cárcel y se le impuso una fianza de $5.2 millones.

Ina Rogers (der.) contesta preguntas de los medios de comunicación del condado de Solano. (AP / Rich Pedroncelli)
Ina Rogers (der.) contesta preguntas de los medios de comunicación del condado de Solano. (AP / Rich Pedroncelli)

De acuerdo al documento, cuando miembros de la Policía de Fairfield llegaron al hogar de dos pisos en un suburbio al noreste de San Francisco el pasado 31 de marzo, encontraron a los niños "abrazándose los unos a los otros en el piso de un cuarto". La casa estaba infestada con excremento humano y basura.

"Los niños se mostraron asustadizos y tenían dificultad para hablar", añadió Juárez. Los oficiales removieron a los niños con edades de cuatro meses a 12 años.

Juárez insistió en que Rogers participó en el patrón de abuso y "convenció a los niños" de no reportar sus heridas a las autoridades, incluyendo fracturas.

El juez William J. Pendergast impuso una fianza de $495,000 para Rogers y dijo que "aunque puede que no sea un peligro para el resto de la ciudadanía, las acusaciones dejan claro que sí es un peligro para sus hijos".

Al momento se desconoce si otras agencias del estado de California tuvieron una oportunidad de intervenir o si sabían lo que ocurría en la residencia.

Querellas anteriores sometidas en el Condado de Solano revelaron que Allen fue acusado de crímenes en cuatro ocasiones en el 2011, incluyendo el causar daño corporal a una persona, agresión con un arma de fuego y lanzar amenazas.

Los fiscales indicaron que Allen utilizó un arma de fuego calibre .22 en algunos de los crímenes.

Rogers dijo a los medios de comunicación que recibió la visita de personal del Departamento de Servicios para Niños y la Familia en una ocasión luego que su madre "había dicho algo" que propició la visita. Los oficiales tomaron fotos de la residencia y entrevistaron a los niños individualmente, añadió Rogers.

"No encontraron nada y mis hijos se quedaron conmigo", subrayó Rogers.

La Policía, respondiendo a un reporte de un joven perdido, encontró la casa repleta de comida en estado avanzado de descomposición, al igual que excremento humano y de animales, explicó el teniente Greg Hurlbut. Los agentes removieron a los menores y arrestaron a Rogers bajo sospecha de abuso, pero fue liberada luego de prestar una fianza de $10,000.

Las historias sobre los supuestos abusos comenzaron a salir a la luz luego de varias entrevistas que la Policía realizó con los niños por las pasadas seis semanas. Ocho de los menores revelaron a profesionales de la salud sobre abusos que ocurrieron varios años atrás.

Rogers fue arrestada nuevamente luego de la celebración de una vista.


💬Ver 0 comentarios