Konst entiende que el puesto va a tono con su experiencia. (Suministrada) (semisquare-x3)
Konst entiende que el puesto va a tono con su experiencia. (Suministrada)

Washington - Después de estar dedicada a investigar conflictos de intereses y, en el caso de Puerto Rico, el “capitalismo del desastre” tras el huracán María, a la periodista y activista Nomiki Konst le parece natural aspirar a ser la próxima defensora pública de la ciudad de Nueva York.

Va a tono con mi historial, que ha estado centrado en señalar donde hay corrupción”, dijo Konst, en una entrevista telefónica este fin de semana con El Nuevo Día, al hablar de su decisión de aspirar al puesto de defensor público.

La elección de Letitia James como fiscal general del estado de Nueva York ha creado una vacante en el puesto de defensor público de la Gran Manzana, que puede llenarse en una consulta especial que se prevé el alcalde Bill de Blasio convocará para finales de febrero.

Además de Konst, el concejal municipal Jumaane Williams y el representante estatal Michael Blake han anunciado que aspiran a la posición, uno de los que se escoge a nivel de toda la ciudad.

Aunque no lo ha confirmado, fuentes de El Nuevo Día aseguran que la próxima que entrará en la contienda, más tarde en el mes, será la pasada presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark Viverito.

La Oficina del Defensor Público tiene la encomienda de velar por los servicios de las agencias del gobierno municipal a sus ciudadanos.

El puesto debe ser para una persona que tenga la libertad para hacerles frente a los grandes intereses y ponerle presión al alcalde y el Concejo Municipal”, indicó Konst.

Konst quisiera que la Oficina del Defensor Público investigue la relación de oficinas del gobierno municipal con la deuda pública de Puerto Rico, y promueva una conversación sobre la crisis en la isla.

“Esta es la ciudad en que vive la mayoría de los grandes acreedores. No es que el gobierno municipal vaya a resolver la crisis, pero tenemos una herramienta para fiscalizar a la industria”, sostuvo.

Konst dedicó siete meses a investigar y reportar sobre la emergencia en Puerto Rico, para medios como la cadena digital TYT.

La recuperación de Puerto Rico no es solo una obligación de Estados Unidos, es la de Nueva York. En una ciudad con profundos vínculos políticos y financieros conla tragedia, las dificultades y el colonialismo puertorriqueños”, indicó Konst.

Agregó que “el próximo defensor público de Nueva York debe investigar y responsabilizar a las industrias e instituciones de la ciudad mientras aboga por que el gobierno de la ciudad tome un papel activo en la recuperación y la lucha de Puerto Rico por sus derechos humanos”.

La periodista abogó por celebrar, en la primavera de 2019, una conferencia política en Puerto Rico que esté centrada en las consecuencias del “capitalismo del desastre”, y que reúna a legisladores puertorriqueños, economistas, expertos en política pública y activistas.

Para Konst -quien destacó el apoyo que tiene del exdirector de la Unión Estadounidense deLibertades Civiles (ACLU) en Nueva York Salvador Tío-, sería un contraste a la conferencia Somos que suele reunir en Puerto Rico a legisladores y funcionarios neoyorquinos, pues considera está demasiado vinculada a intereses corporativos.

Es hora de que la ciudad de Nueva York reconozca oficialmente que Puerto Rico es tratado como una colonia por los Estados Unidos… Desde la crisis de la deuda, mucho antes de la tormenta, hemos visto a Wall Street afilarse los colmillos en una colonia que carece de representación y apoyo financiero del gobierno. Algunos dicen que Puerto Rico es el sexto condado de Nueva York. Es hora de que el gobierno de la ciudad de Nueva York represente a su propia gente que está conectada directamente con la crisis en la isla”, indicó Konst.


💬Ver 0 comentarios