Varios atentados contra hoteles e iglesias que celebraban la misa de Pascua dejaron un saldo de al menos 207 muertos.

Nueva York - El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este domingo que reforzará la presencia de las fuerzas policiales alrededor de iglesias y templos de la región tras los atentados perpetrados en Sri Lanka, en el que han fallecido al menos 207 personas y 450 han resultado heridas.

"Después de estos despreciables actos de violencia y como medida de precaución, he pedido a la policía estatal que incremente las patrullas alrededor de las iglesias y templos hoy por todo el estado", afirmó Cuomo en un comunicado remitido a la prensa.

El gobernador quiso expresar el pésame de todos los neoyorquinos al pueblo de Sri Lanka y a los familiares de los fallecidos, y aseguró que "los actos cobardes de violencia" no intimidarán a los ciudadanos del estado.

"Nuestros pensamientos están con la gente de Sri Lanka. Los mortales ataques sobre iglesias en el Domingo de Pascua son a la vez horribles y desgarradores. Rezamos por ustedes", agregó Cuomo.

Una serie de atentados ocurridos hoy en Sri Lanka contra cuatro hoteles y tres iglesias han dejado hasta ahora 207 muertos, mientras que otras 450 personas han resultado heridas.

Las primeras seis explosiones se produjeron de forma simultánea hacia las 8:45 horas (2.30 GMT) en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental Batticaloa.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

En un país poco habituado a la violencia contra los cristianos, aunque sí a los enfrentamientos entre budistas y musulmanes, estos ataques coinciden con la celebración del Domingo de Resurrección, una de las mayores festividades de la Semana Santa.


💬Ver 0 comentarios