La boricua Nydia Velázquez indicó que utilizará una reunión que tiene programada para el 1 de noviembre con el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, para presionar sobre la inclusión de un lenguaje que dé continuidad a que Puerto Ric

Washington - La boricua Nydia Velázquez  (Nueva York) percibe que el Congreso puede volver a recurrir a una resolución temporal que dé continuidad al presupuesto federal vigente, quizá por todo un año, por lo que iniciará conversaciones con el liderato demócrata para mantener una aportación federal de 100% por los servicios de Medicaid en Puerto Rico en lo que se llega a un acuerdo de varios años.

Velázquez advirtió que nadie le ha hablado aún de que será necesario otra resolución temporal de presupuesto cuando llegue el 21 de noviembre, hasta cuando se extendió el mismo nivel de gastos del pasado año fiscal.

Pero, en medio de la polarización partidista que aviva el análisis que lleva a cabo el Congreso en torno a un posible proceso de destitución en contra del presidente Donald Trump, cree que esa es una alternativa real.

En septiembre, el Congreso y la Casa Blanca se pusieron de acuerdo para extender hasta el 21 de noviembre los gastos federales del año fiscal federal 2019. Como parte del acuerdo, se logró que el gobierno de Puerto Rico pudiera continuar usando los remanentes de los fondos de emergencia de Medicaid asignados tras el huracán María con un 100% de aportación federal, ahorrándole al gobierno de la isla cerca de $200 millones.

Si el Congreso decidiera extender el mismo nivel de gastos por todo el año fiscal federal 2020 – que comenzó el 1 de octubre pasado y termina el 30 de septiembre próximo-, o hasta después de las elecciones generales de noviembre de 2020, deberá decidir cómo financiar durante esos meses el programa Medicaid en Puerto Rico.

Bajo la realidad actual, el gobierno de Puerto Rico ha dicho a que a más tardar en marzo se le acabarán los fondos de Medicaid, provocando un colapso en el sistema de salud de la isla ante la dependencia que tiene del plan de salud del gobierno puertorriqueño.

Velázquez sostuvo que “no es que haya escuchado” de parte del liderato del Congreso que se requerirá otra resolución temporal de presupuesto.

No obstante, indicó que utilizará una reunión que tiene programada para el 1 de noviembre con el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), para presionar sobre la inclusión de un lenguaje que dé continuidad a que Puerto Rico pueda continuar recibiendo una aportación de 100%  por servicios de Medicaid, si el Congreso optara por otra resolución que de continuidad a los gastos federales vigentes.

Bajo la ley permanente, el gobierno federal aporta el 55% de los gastos de los servicios de Medicaid que se prestan en Puerto Rico a través del plan de salud del gobierno puertorriqueño, que tiene como nombre “Vital”. Sin una nueva ley, el gobierno de Puerto Rico calcula que los fondos no permanentes de Medicaid se le agotarán al terminar 2019 y que los permanentes se habrán consumido en el primer trimestre de 2020.

Tras el huracán María, el gobierno federal aprobó una asignación de emergencia de $4,800 millones que se han podido utilizar en un 100% desde 2018. En septiembre, y en momentos en que se conocía que al terminar el año fiscal federal 2019 habría un remanente en los fondos de emergencia de cerca de $400 millones, el Congreso autorizó a utilizar esos fondos a un 100% hasta el 21 de noviembre.

El gobierno de Puerto Rico y la industria de la salud han puesto sus esperanzas en un proyecto de la Cámara de Representantes que asignaría $12,000 millones en fondos de Medicaid a la isla para los próximos cuatro años fiscales federales. De acuerdo a esa legislación, que fue aprobada en comité, pero está frenada después de los cargos de corrupción que involucraron a la Administración de Seguros de Salud (ASES), la aportación federal por servicio de Medicaid sería de un 83% los primeros dos años, y luego se quedaría en 76%.

En el Senado, sin embargo, el presidente del Comité de Finanzas, el republicano Charles Grassley, ha requerido nuevas medidas de control, adicionales a las que ya impone el proyecto de la Cámara baja, antes de echar hacia delante alguna legislación.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, se reunió la semana pasada con Grassley, quien le indicó que su propósito es imponer nuevos requisitos sobre el uso de los fondos de Medicaid en Puerto Rico, pero no frenar un acuerdo sobre una nueva asignación.


💬Ver 0 comentarios