En esta fotografía de archivo se observan residencias calcinadas por el fuego en Paradise, California. (AP) (semisquare-x3)
En esta fotografía de archivo se observan residencias calcinadas por el fuego en Paradise, California. (AP)

Chico, California - Los rescatistas que registran una localidad en el norte de California devastada por los incendios, incrementaron sus esfuerzos hoy, domingo, debido al pronóstico de lluvia para esta semana en la zona donde se han recuperado 76 cuerpos.

Aunque la lluvia podría ayudar a controlar el fuego, también podría convertir el área en un caos lodoso y obstaculizar los esfuerzos para encontrar los restos de más víctimas en el pueblo de Paradise.

Las autoridades dijeron el sábado en la tarde que 1,300 personas siguen desaparecidas más de una semana después de que se desatara el fuego en el condado Butte. Sin embargo, hicieron énfasis en que la larga lista no significa que todos estén realmente desaparecidos.

El jefe de policía Kory Honea pidió a los evacuados revisar la lista de quienes fueron reportados como desaparecidos por familiares y amigos, y llamar al departamento si ya han sido localizados.

Hasta el momento la policía ha hallado a cientos de personas, pero la lista sigue creciendo al reportarse más gente que no ha sido localizada, especialmente los que huyeron en las caóticas primeras horas del siniestro, dijo Honea.

Entre ellos está Lolene Rios, de 56 años, cuyo hijo Jed dijo entre lágrimas a la televisora KXTV en Sacramento que su madre tenía un “amor infinito” hacia él.

El presidente Donald Trump visitó la zona el sábado, acompañado del gobernador saliente de California y del próximo, ambos demócratas, que han intercambiado fuertes críticas con el gobierno federal republicano.

El presidente también visitó el sur de California, donde los bomberos hacen avances en un incendio forestal que arrasó con algunas comunidades al oeste de Los Ángeles, desde Thousand Oaks hasta Malibú, y dejó a tres personas muertas.

Nunca hemos visto nada como esto en California... es una devastación total”, dijo Trump parado entre las ruinas de Paradise, y se comprometió a proporcionar todo el apoyo del gobierno federal.

Poco después de que comenzó el fuego, el mandatario culpó a las autoridades estatales por su mal manejo de los bosques y amenazó con retener los fondos federales.

Se pronostica lluvia para la mitad de la semana en el área de Paradise. Podría haber vientos de hasta 20 millas por hora y ráfagas de 40 mph.


💬Ver 0 comentarios