Raúl Grijalva, presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU. (semisquare-x3)
Raúl Grijalva, presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU. (GFR Media)

Washington - Aunque ha advertido que la baja participación en el plebiscito de 2017 no permite echar hacia delante la propuesta de estadidad, el congresista Raúl Grijalva (Arizona) percibe que una “mayoría significativa” de los puertorriqueños quiere convertir a Puerto Rico en el estado 51 de EE.UU.

Pero, no le hace sentido, de todos modos, proponer legislación que impulse la estadidad para la isla, si no va a haber respaldo en el Senado y la Casa Blanca.

Según el audio de una entrevista publicada por Latino Rebels,  a Grijalva, presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE.UU.,  le parece ingenuo que se le intente señalar como quien bloquea la propuesta de estadidad, cuando los republicanos tuvieron el control del Senado, la Cámara baja y la Casa Blanca durante los pasados dos años y nada hicieron.

Grijalva reafirmó que puede programar en algún momento un debate sobre el status político de Puerto Rico, pero que colocar ese tema como prioridad le “quitaría oxígeno” a sus prioridades: la revisión de la ley Promesa y la recuperación de la isla, tras la devastación causada por el huracán María.

Según el líder del comité con principal jurisdicción sobre los asuntos de Puerto Rico, no cuestiona que la isla tiene que dejar atrás el colonialismo y  “el status tiene que ser cambiado”.

Tanto el gobierno del presidente Donald Trump como la presidenta del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, la republicana Lisa Murkowski (Alaska), han indicado que los plebiscitos de 2012 y 2017 reflejaron que no hay consenso en Puerto Rico en torno a su futuro político.

En el plebiscito de 2012, cerca de un 54% de los electores rechazó continuar con el actual status territorial.

La situación se complicó con la segunda pregunta, que generó llamados de la dirección del PPD, particularmente, a dejarla en blanco. Un 61.6% (834,191) de los electores votó por la estadidad; 33.34% (454,768) apoyó el Estado Libre Asociado soberano (o la libre asociación); y 5.49% (74,895) la independencia. Pero, 498,604 personas decidieron dejar en blanco esa pregunta, en comparación con los 67,217 que no hicieron nada con la primera.

En el más reciente plebiscito, celebrado el 11 de junio de 2017, un 97% de los electores apoyó la estadidad. Pero, la consulta tuvo lugar en medio de un boicot de los partidos de oposición y tuvo la más baja participación electoral (23.3%)para un referéndum sobre el status político de la isla.

En noviembre pasado, el entonces presidente del Comité de Recursos Naturales y actual portavoz republicano, Rob Bishop (Utah) encabezó cartas al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y al Departamento de Justicia de EE.UU. para retomar las conversaciones de 2017 e intentar convocar en la isla a un plebiscito estadidad sí o no que, a base de una ley federal de 2014, en el que el Secretario de Justicia federal certifique las alternativas de status y la campaña educativa en torno a la consulta.

Aunque Bishop cree en el resultado del plebiscito de 2017, advirtió al gobernador Rosselló Nevares – junto a la comisionada Jenniffer González y los también republicanos Don Young (Alaska) y Doug LaMalfa (California)-, que  “la inhabilidad del Departamento de Justicia en validar a tiempo el voto de 2017, ha permitido a sus oponentes impugnar sus resultados”.

El pasado lunes, Grijalva indicó que la primera audiencia del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja sobre Puerto Rico, bajo la nueva mayoría demócrata, puede tener lugar en abril y estará dedicada a estudiar los cambios que se pueden hacer para suavizar la ley Promesa, que impuso una Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas públicas de la isla y autorizó un proceso de reestructuración de la deuda gubernamental.


💬Ver 0 comentarios