La visitas de George H. (semisquare-x3)
La visitas de George H. (GFR Media)

Washington - El fallecido presidente de Estados Unidos, George H.W. Bush, quien murió el viernes a los 94 años, respaldó la estadidad para Puerto Rico, incluso en un mensaje sobre el Estado de la Unión, y tuvo una conexión histórica con el movimiento estadista de la isla.

Desde que aspiró por vez primera a la presidencia, en 1980, Bush estableció una relación directa con los republicanos de la isla, particularmente a través del  que fuera gobernador, fundador del Partido Nuevo Progresista (PNP) y líder republicano, Luis A. Ferré, la activista y luego senadora Miriam Ramírez de Ferrer, y la  que fuera su delegada alterna ante la ONU, Julita Rivera de Vincenty. 

“Bush los trataba y respetaba como amigos”, indicó el exalcalde de San Juan Hernán Padilla.

Para su primera campaña presidencial, en 1980, que tuvo como lema  en Puerto Rico “Estadidad ahora”, Bush envió  a la isla a su hijo menor, Jeb, entonces de 27 años y quien domina el español. Jeb Bush, gobernador de Florida (1999 a 2007) estuvo en la isla durante dos meses. 

Bush ganó la primaria de Puerto Rico, en febrero de 1980, con  el 60% de los votos y tras vencer principalmente al senador Howard Baker (37%). Pero, perdió la candidatura presidencial republicana frente a Ronald Regan, quien luego lo reclutó como candidato a vicepresidente.

Fue elegido presidente de Estados Unidos en 1988. “Es uno de los presidentes que más apego natural tuvo hacia Puerto Rico”, indicó el exsecretario de Estado Kenneth McClintock.

Bush fue el primer presidente –y el único hasta el momento– en utilizar, el 9 febrero de 1989, el Mensaje sobre el Estado de la Unión para promover un plebiscito de alternativas de status de Puerto Rico.

Jeffrey Farrow, quien fue copresidente del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca del demócrata Bill Clinton sobre Puerto Rico y entonces era director ejecutivo del subcomité de Asuntos Insulares de la Cámara baja, recordó que el subjefe de gabinete de Bush, Andy Card, le indicó que el presidente solicitó a sus asesores incluir en su mensaje de estado su apoyo personal a la estadidad y su reclamo al congreso a favor de un plebiscito.

Al incumplirse su pedido, Bush lo escribió a mano. “Por mucho tiempo, he pensado que el pueblo de Puerto Rico debe tener el derecho a determinar su futuro político. Personalmente, favorezco con fuerza la estadidad. Pero, urjo al Congreso a tomar los pasos necesarios para permitir al pueblo de Puerto Rico tomar su decisión en un referéndum”, indicó.

Un mes antes, el entonces gobernador Rafael Hernández Colón, en su mensaje inaugural del 2 de enero de ese año, había planteado, luego de reuniones con Card y sectores del Congreso, que iniciaría conversaciones “con el gobierno de Estados Unidos y con los líderes que en Puerto Rico representan otras fórmulas de status”,  sobre la manera de plantear una consulta sobre el futuro político de la isla.

La iniciativa generó el más abarcador debate de las últimas tres décadas sobre el futuro político de Puerto Rico y el primer intento serio del Congreso de ofrecerle a  la isla una consulta con alternativas de status.

Aunque el 10 de octubre de 1990 la Cámara de Representantes federal aprobó un proyecto que proponía un plebiscito en Puerto Rico entre alternativas de status, el proceso murió en febrero de 1991 en el Senado. Antes de dejar su cargo, Bush firmó un memorando que ordena a las agencias gubernamentales a tratar a Puerto Rico como si fuera un estado.

“Tuve la oportunidad de conocerlo temprano en mi vida en el servicio público y todavía recuerdo el impacto que me causó su presencia”, indicó la comisionada residente en Washington, Jenniffer González,  quien preside el Partido Republicano de Estados Unidos en Puerto Rico.

Como vicepresidente de Estados Unidos, Bush visitó Puerto Rico en junio de 1985, según el historiador Ángel Collado Schwarz. 

En San Juan, el gobernador Ricardo Rosselló se unió a la decisión del presidente Donald Trump de declarar 30 días de duelo.



💬Ver 0 comentarios