Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
(GFR Media)

Washington –  Al ofrecer un mensaje en Ginebra como parte del informe sobre pobreza en EE.UU. que rindió ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el relator independiente sobre Pobreza Extrema, Philip Alston, volvió hoy, viernes, a invocar la crisis política y económica a la que se enfrenta Puerto Rico.

Alston sostuvo que su informe refleja que la creciente desigualdad y la pobreza generalizada en EE.UU. “aflige a casi uno de cada cinco niños” y tiene implicaciones “profundamente negativas para el disfrute de los derechos civiles y políticos de muchos millones de estadounidenses”.

“Documento las formas en que se socava la democracia, se penaliza a los pobres y las personas sin hogar por ser pobres, y se está privatizando el sistema de justicia penal de manera que funcione bien para los ricos pero que perjudique seriamente a los pobres.  Detrás de todos estos desarrollos se encuentra un sesgo racial persistente y crónico”, señaló, de acuerdo al discurso que suministró.

Para Alston, “ese sesgo también ayuda a explicar la situación abismal en la que se encuentra el pueblo de Puerto Rico. Es el no estado más pobre de la Unión, sin un voto en el Congreso, a merced de una junta de supervisión no elegida y omnipotente, y sufre niveles récord de pobreza tras el huracán María”.

A principios de junio, Alston, quien es profesor de Derechos Humanos en la Universidad de Nueva York (NYU), entregó su informe al Consejo de Derechos Humanos, del cual se acaba de retirar Estados Unidos.

Alston mantuvo en el documento que la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo de EE.UU. y la ley Promesa le dan al Comité de Descolonización confirman que “la isla no es ya un territorio con gobierno propio”.

El relator debió ofrecer su mensaje ayer, pero el discurso fue aplazado unas horas, hasta hoy.

“Puerto Rico tiene un déficit fiscal y un déficit de derechos políticos, y los dos no son fáciles de desenredar”, indicó Alston en su informe, que resume su experiencia durante dos semanas en Puerto Rico, y las ciudades estadounidenses de Washington D.C., Los Ángeles y San Francisco (California), Montgomery (Alabama), Atlanta (Georgia) y Charleston (Virginia Occidental).

Esta semana, la embajadora de Estados Unidos ante la ONY, Nikki Haley, anunció el retiro de su país del Consejo de Derechos Humanos, por considerar que es un “"nido de motivaciones políticas", que incluye países acusados de cometer violaciones de derechos humanos.

Alston indicó que Haley parece indicar que quiere que el Consejo haga más para llamarle la atención a ciertos países, pero a la vez que “se exima a Estados Unidos y sus aliados de rendir cuentas”.


💬Ver 0 comentarios