(semisquare-x3)
Una multitud se reúne en Dilworth Plaza en una marcha en solidaridad con Christine Blasey Ford, quien acusa de agresión sexual al juez Brett Kavanaugh, nominado a la Corte Suprema de EEUU, en Filadelfia el lunes 24 de septiembre de 2018. (Heather Khalifa/

Washington - Brett Kavanaugh dijo que no permitirá que "acusaciones falsas" lo dejen fuera de la nominación a la Corte Suprema de Estados Unidos mientras él, el presidente Donald Trump e importantes republicanos organizan una enérgica campaña para reunir apoyo para el juez.

Trump y líderes republicanos acusaron a los demócratas el lunes de montar una campaña de desprestigio y utilizar las acusaciones de dos mujeres contra el juez para tratar de derrumbar su confirmación en el Senado. Ambas mujeres aseguran que Kavanaugh las agredió sexualmente en la década de 1980.

No hubo indicios inmediatos de que el surgimiento de una segunda acusadora haya herido de muerte las posibilidades de Kavanaugh, pero el nominado tomó la medida inusual de defenderse en una entrevista de televisión.

Kavanaugh, de 53 años, dijo en el canal Fox News, de tendencia conservadora, que no estaba poniendo en duda que su acusadora inicial, la profesora de psicología Christine Blasey Ford, haya sido agredida sexualmente en su vida, pero agregó: "Lo que sé es que nunca he agredido sexualmente a nadie".

La presentación de Kavanaugh en televisión se dio tres días antes de una audiencia crucial de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado en la que él y la acusadora principal, Blasey Ford, deberán testificar. Esa sesión se perfila como un comodín de importancia crítica para Kavanaugh, en el que una expresión facial de una fracción de segundo, una lágrima o una elección de palabras podría ser decisiva.

El lunes, Trump dijo que las acusaciones son "las cosas más injustas e injustas que le pueden pasar a un candidato para cualquier cosa".

El domingo, la revista The New Yorker reveló la segunda denuncia en contra de Kavanaugh. Deborah Ramírez describió una fiesta en el dormitorio de Yale en la década de 1980, en la que se consumió mucho alcohol. Ella recordó que Kavanaugh exhibió su cuerpo desnudo, le puso el pene en la cara y le hizo tocarlo sin su consentimiento mientras ella lo alejaba. La denunciante dijo que el incidente data del ciclo académico 1983-84, el primer año de él en la Universidad de Yale.

En un comunicado proporcionado por la Casa Blanca, Kavanaugh dijo que eso "no sucedió" y que la acusación era "una difamación, simple y llanamente". Una portavoz de la Casa Blanca agregó en una segunda declaración que la acusación estaba "diseñada para derribar a un buen hombre".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo el martes que "estaríamos abiertos" a que Ramírez testifique ante la misma audiencia de la Comisión Judicial en la que están programados Ford y Kavanaugh para comparecer el jueves. No ha habido ninguna indicación de que el presidente del Partido Republicano, Chuck Grassley, esté sopesando eso.


💬Ver 0 comentarios