Rick Scott, senador federal. (AP)

Washington -  El senador republicano Rick Scott (Florida) afirmó hoy que puede ser un dolor de cabeza lidiar con las agencias federales camino a un proceso de reconstrucción, como le ha ocurrido a Puerto Rico durante los pasados dos años tras el huracán María.

“Mi experiencia es que es un proceso frustrante”, dijo hoy Scott, quien fue gobernador de Florida durante ocho años, hasta enero pasado, y es aliado del presidente Donald Trump.

Scott sostuvo que de parte de las agencias federales hay mucha burocracia destinada a combatir el fraude y que por ello ha exhortado al liderato político de Puerto Rico a hacerle llegar las quejas sobre problemas específicos en torno a los desembolsos de los fondos asignados para la reconstrucción de la isla.

“Les he pedido, ‘díganme donde está el problema’”, indicó Scott, quien se reunió la semana pasada, por separado, con la gobernadora Wanda Vázquez Garced y su equipo, y los presidentes del Senado, Thomas Rivera Schatz, y de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez.

En una declaración escrita, mientras, Scott afirmó que está orgulloso del trabajo que ha hecho para ayudar a la reconstrucción de Puerto Rico, desde sus tiempos de gobernador de Florida. “Prometí ser la voz de Puerto Rico en el Senado y eso nunca cambiará”, indicó, al insistir en que coordina su colaboración con la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, y el liderato de la isla.

Al senador Scott le parece, a su vez, que la gobernadora Vázquez Garced “está haciendo un trabajo”. “No es política”, dijo, en una entrevista.

Scott espera que el Congreso resuelva a más tardar en noviembre el barranco fiscal al que se expone, de cara a la primavera de 2020, el sistema de salud de Puerto Rico y acuerde una nueva asignación a corto plazo de Medicaid que permita estabilizar la situación.

Aunque fue frenado después de los recientes cargos de corrupción en Puerto Rico y ahora es negociada con el liderato republicano del Senado, en la Cámara de Representantes de EE.UU. está pendiente un proyecto de ley que asignaría a Puerto Rico $12,000 millones en fondos de Medicaid durante los próximos cuatro años fiscales, el cual incluye nuevas restricciones y controles sobre la isla.

Al aprobar una resolución que extiende el presupuesto federal vigente – que vence el 30 de septiembre-, hasta el 21 de noviembre, la Cámara baja, sin asignar nuevos fondos, extendió la medida que permite a la isla recibir un 100% de aportación federal por servicio del programa Medicaid.

Scott, sin embargo,  considera que después de un acuerdo sobre nuevos fondos de Medicaid – el cual no definió-, debe haber una  reforma del programa a nivel de EE.UU. y sus territorios.

“Debe arreglarse para todo el país. ¿Por qué a Puerto Rico se le paga menos? ¿Por qué a Florida menos a que Nueva York?”, cuestionó.

En momentos en que son los demócratas los que elevan su voz en el Congreso a favor de los nuevos fondos de Medicaid, Scott, sin embargo, consideró que debe evitarse que el tema se convierta en un asunto político partidista.


💬Ver 0 comentarios