El gobernador republicano electo, Ron DeSantis. (EFE) (semisquare-x3)
El gobernador republicano electo, Ron DeSantis. (EFE)

Miami - El republicano Ron DeSantis, apadrinado por el presidente Donald Trump, se alzó hoy con una ajustada victoria en la carrera hacia la Gobernación de Florida, tras vencer al demócrata Andrew Gillum.

DeSantis ha logrado la victoria al sumar el 49.9 % de los votos, mientras que Gillum, alcalde de la capital estatal, Tallahassee, quedó por debajo con el 48.9 %, o poco más de 80,000 votos con el 99 % de votos contabilizados, según la División de Elecciones de Florida.

Desde su cuartel general en Tallahassee, Gillum, que vio derrumbarse su anhelo de convertirse en el primer alcalde afroamericano de Florida, reconoció ante sus partidarios el triunfo de su oponente, pero prometió seguir "peleando por las cosas en las que creemos".

"Les garantizo esto: No me voy a ninguna parte, vamos seguir peleando", vamos a seguir trabajando y vamos salir "victoriosos", dijo desde la capital estatal, al lado de su esposa, durante un breve discurso ante los suyos.

"Lo que creemos sigue siendo cierto" y agregó que las personas que esperaba representar "no serán dejadas de lado" a pesar de su derrota.

Minutos después, DeSantis saludó a los suyos desde Orlando, en el centro del estado, donde esperó los resultados de las elecciones, y renovó su promesa de mantener los impuestos bajos y a Florida abierta a los negocios y la inversión.

"Estamos por todos los pobladores de Florida" y "puedes confiar en mí para pelear tus derechos", señaló, en medio de los aplausos de sus simpatizantes, en un discurso en el que prometió defender a las fuerzas de seguridad y a los excombatientes.


El exlegislador federal dijo que librará "las buenas peleas" y agradeció el apoyo de su esposa, Casey DeSantis, así como al gobernador saliente, Rick Scott, quien ganó un escaño en el Senado tras derrotar al demócrata Bill Nelson.

 Los dos candidatos a gobernador representaban polos opuestos en estas elecciones y estuvieron empatados a lo largo de la campaña hasta que en la recta final los últimos sondeos dieron a Gillum una ventaja de 4 a 7 puntos.

Gillum, que fue respaldado por el expresidenteBarack Obama, es afín a las posiciones del senador izquierdista Bernie Sanders, mientras que DeSantis contaba con el apoyo del presidente Donald Trump, cuya línea política sigue sin apartarse un milímetro.

Las elecciones intermedias de hoy son las que más interés han despertado en las últimas décadas.

Han estado marcadas por una alta participación en la votación adelantada y con la atención puesta en la gobernación, que con los resultados preliminares vuelve a manos del Partido Demócrata por primera vez desde que Buddy MacKay terminó su mandato en 1999.

Lee más sobre las elecciones de medio término en Estados Unidos aquí.


💬Ver 0 comentarios