Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Al centro el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, acompañado del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a la derecha (horizontal-x3)
Al centro el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, acompañado del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a la derecha. (Captura)

De la mano del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el gobernador Ricardo Rosselló llevó hoy a un mítin en el condado de El Bronx su campaña para movilizar  electoralmente a la diáspora puertorriqueña, con el objetivo de presionar al gobierno federal en reclamo de que Puerto Rico reciba la asistencia que requiere para su reconstrucción.

En la Casita María, un centro educativo y de arte, Rosselló explicó que los esfuerzos por incentivar la participación electoral de los puertorriqueños irán dirigidos a dar apoyo a “quienes no han respaldado” y castigar políticamente “a quienes nos han dado la espalda”.

El objetivo a corto plazo es presionar por asistencia directa a la Isla como parte de la tercera resolución de asignaciones suplementarias para mitigar desastres que está pendiente en el Senado estadounidense. Pero, Rosselló reafirmó que la primera hoja de evidencia que tienen ha sido el rechazo a suavizar el impacto de la reforma contributiva federal sobre Puerto Rico.

La reforma contributiva federal fue aprobada por la mayoría republicana del Congreso.

Cuomo reunió en el centro educativo a un grupo de representantes de sindicatos y del liderato político neoyorquino, todos demócratas.

El Bronx, donde cerca de un 30% de la población es boricua, es abrumadoramente demócrata, al extremo que el congresista boricua José Serrano gana en el distrito de la Casita María con más del 90% de los votos.

El Gobernador de Nueva York llevó a Puerto Rico la primera misión humanitaria después del huracán María, que aún mantiene sin electricidad a cerca del 30% de los residentes de la Isla.

“Estoy tan orgulloso de lo que ha hecho Nueva York como avergonzado de lo que ha hecho (el gobierno federal)”, indicó Cuomo, a quien en varias ocasiones miembros del sindicato de la industria de construcción LiUNEN le gritaron “Cuomo para presidente”.

En referencia al gobierno del presidente Trump, Cuomo sostuvo que “han mostrado irrespeto por toda la gente que perciben diferente”.

El gobernador de Nueva York indicó que eventos similares en solidaridad con Puerto Rico se celebraban en la capital Albany, Rochester, Búfalo, Syracuse y la Universidad de Cornell.

“Estamos aquí para apoyar a los puertorriqueños”, indicó el sindicalista José Nuñez, natural de Perú y residente en Nueva Jersey.

Dos mujeres que gritaron en contra del gobernador Rosselló por haber elogiado inicialmente la respuesta del presidente Donald Trump a la emergencia de Puerto Rico, fueron sacadas del evento. Afuera un grupo de personas también criticaba a Rosselló y, entre otras cosas, denunciaba la “desinformación” sobre el número real de víctimas del huracán.

A preguntas deperiodistas de medios neoyorquinos, Rosselló sostuvo que aunque inicialmente dijo que el presidente Trump respondió a todo lo que se le solicitó, ha criticado ahora la lentitud en el restablecimiento del servicio de energía eléctrica, una tarea que está en manos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU..

Al denunciar la falta de poder político de Puerto Rico dentro del gobierno federal, Rosselló insistió en que en ningún estado sería aceptable estar semanas sin suministro de energía eléctrica, mientras en la isla cientos de miles están hoy en el día número 136 sin electricidad.

Con respecto a la reforma contributiva federal, Rosselló afirmó que muchos congresistas que fueron a decir en la Isla que respaldan a Puerto Rico, cuando sus autoridades pidieron por lo menos reducir el nuevo impuesto de hasta 13.1% sobre la propiedad intelectual de las empresas foráneas en la isla, que son un pilar de la economía, no ayudaron.

“Queremos acción no palabras”, sostuvo. Al ver el desfile de congresistas por Puerto Rico, dijo el gobernador Rosselló, “pensé que algo estaba cambiando, pero luego vino la realidad”.

Rosselló dijo que en camino a organizar sectores de la diáspora, quiere lograr reunir a puertorriqueños y aliados de la comunidad boricua no importa su partido en EE.UU. o sus ideales sobre el futuro político de la Isla.

La estadidad, sostuvo, no es parte de esta campaña de movilización electoral. “Aquí nuestro objetivo es que esto vaya por encima de líneas partidistas a nivel local y federal para el mensaje singular de que los puertorriqueños nos merecemos trato igual”, indicó, al señalar que le tema del status específicamente lo promueve a través de la Comisión de Igualdad.

El gobernador Rosselló agradeció el apoyo del gobierno de Nueva York, que envió sobre 600 trabajadores a la Isla, tuvo a su cargo la evaluación inicial de los daños a la red eléctrica y no ha dejado de colaborar.

Entre los invitados al evento estuvieron el ex pelotero Carlos Beltrán y su esposa Jessica, cuya fundación ha participado de las misiones humanitarias en la Isla, el actor colombiano John Leguizamo, los congresistas Serrano y Elliot Engel, el presidente del condado neoyorquino de El Bronx, Rubén Díaz, hijo, legisladores estales – incluidos los boricuas José Rivera, Marco Crespo, José Serrano y Eric Dilán-, y concejales municipales, entre otros.

Previo a la actividad de hoy en Nueva York, el gobernador Rosselló tuvo en enero otro evento destinado a movilizar la diáspora boricua en Kissimmee (Florida), el epicentro de la nueva emigración boricua, que ha aumentado tremendamente después del huracán Maria.

Rosselló está en Nueva York desde el jueves en la noche. El viernes, tuvo una reunión con miembros de la Junta de Supervisión Fiscal. “Discutimos un sinnúmero de asuntos. Acordamos que se iba a continuar la colaboración con la Junta para que el Tesoro puedeagilizar una serie de procesos”, dijo.

Con respecto a la línea de crédito federal de más de $4,000 millones a la cual la Isla no ha podido tener acceso, Rosselló señaló que el tema está ante el Tesoro – que ha advertido que la entrega de dinero dependerá del nivel de liquidez del gobierno y de que haya una certificación de la Junta-, y dio a entender que hay un acuerdo sobre los criterios  que regirán el proceso.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. y la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) han advertido que la entrega de fondos de ese préstamo federal, que está incluido en una ley de hace más de treses meses, dependerá del nivel de liquidez del gobierno de Puerto Rico, se entregará por etapas y luego de tenerse el visto bueno de la Junta.

Otras reuniones

El gobernador Rosselló tuvo también reuniones con líderes religiosos, cívicos y sindicales de la ciudad.

El encuentro en la Iglesia Cristiana de la Comunidad incluyó a varios líderes boricuas, entre ellos el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz, hijo, quien fue uno de los oradores del mítin.

El encuentro con organizaciones sindicales incluyó a miembros de los grupos Laborers’ International Union of North America (LIUNA), Laborers Local 3 – New Jersey, Mason Tenders District Council PAC, SEIU 32BJ, Vamos 4 PR, y la Federación Hispana, según la oficina del gobernador.


💬Ver 0 comentarios