El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence se reúnen con el líder de la minoría en el Senado. (semisquare-x3)
El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence se reúnen con el líder de la minoría en el Senado. (AP)

Washington - El estancamiento por el financiamiento de $5,000 millones para el muro fronterizo que quiere el presidente Donald Trump se ahonda, amenazando con provocar un cierre parcial del gobierno en una confrontación que se hecho cada vez más común en Washington.

No siempre fue así.

La Cámara de Representantes y el Senado solían aprobar iniciativas anuales de presupuesto, y luego el presidente las promulgaba. Pero en los últimos años, la posibilidad de una parálisis en el gobierno se ha convertido en alto tan rutinario que crea la interrogante: ¿Han perdido su poder estos cierres de gobierno como arma de negociación?. 

El lunes hubo pocas señales de progreso. Un cierre parcial que podría ocurrir el viernes a medianoche podría interrumpir las operaciones del gobierno y dejar cesantes a miles de empleados federales, o trabajando sin pago durante la temporada navideña. El costo probablemente sería de miles de millones de dólares.

Trump sostenía reuniones con su equipo y estaba siendo informado sobre las conversaciones, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. Trump también tuiteó el lunes para seguir presionando.

El presidente insiste en asignar $5,000 millones para el muro en la frontera con México, pero carece de los votos necesarios en el Congreso para obtenerlos, aunque los republicanos son mayoría. Los demócratas están proponiendo mantener estos fondos al nivel actual de $1,300 millones.

No está claro cuántos congresistas republicanos, a solo unas semanas de que cedan el control de la cámara baja a los demócratas, se presentarán a mediados de semana para la posible votación. Muchos de ellos dicen que lograr un acuerdo depende de Trump y los demócratas.

El líder de la bancada mayoritaria Mitch McConnell inició la sesión de la cámara alta el lunes con la esperanza de encontrar un "espíritu de colaboración bipartidista" que permita que el Congreso termine su trabajo.

"Necesitamos hacer una inversión substancial en la integridad de nuestra frontera. Y tenemos que cerrar el proceso de asignación de fondos de este año", dijo McConnell.

Entre tanto, más de 80,000 empleados federales se alistan para un futuro cierto.

La disputa podría afectar a nueve de 15 dependencias federales y docenas de agencias, incluyendo los departamentos de Seguridad Nacional, Transporte, Interior, Agricultura, Estado y Justicia, así como los parques nacionales y bosques.


💬Ver 0 comentarios