Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La comisionada residente Jenniffer González conversa con nuestro reportero Ricardo Cortés Chico sobre los fondos de emergencia que se contemplan en el acuerdo del presupuesto federal entre senadores republicanos y demócratas

Washington -   El Senado dejó para mañana, jueves, la votación sobre un acuerdo presupuestario que incluirá fondos para mitigar desastres y que puede asignar miles de millones de dólares a Puerto Rico, incluidos $4,800 millones en fondos de Medicaid y $2,000 millones para reconstruir la red eléctrica, según fuentes.

El senador republicano Marco Rubio, quien es miembro del Comité de Asignaciones, considera que la medida puede garantizarle a Puerto Rico alrededor de $15,000 millones en fondos de emergencia, tras el desastre causado por el huracán María.

La asignación, como parte de una transacción fiscal entre republicanos y demócratas, incluiría  $4,800 millones en fondos de Medicaid y $2,000 millones para reconstruir la red eléctrica, coincidieron el senador Rubio, el gobernador Ricardo Rosselló y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

Pero, Rubio adelantó que la medida incluye otros $9,000 millones en fondos garantizados para Puerto Rico y las Islas Vírgenes a través del programa de desarrollo comunitario para el Departamento de Vivienda federal (CDBG) - que permite financiar proyectos de infraestructura-, para Puerto Rico y las Islas Vírgenes. La abrumadora mayoría de esos fondos CDBG serían para la Isla, según Rubio.

El acuerdo presupuestario en el Senado es parte de la resolución que persigue a su vez evitar un cierre parcial del gobierno federal, a partir de la medianoche del jueves. Tanto el Senado como la Cámara baja llevarían a votación la medida mañana, jueves.

De acuerdo a los datos que ofreció la oficina del senador Rubio, es posible que el total de fondos directos para la Isla pueda acercarse a los $15,000 millones.

La asignación – que se quiere incluir en un acuerdo de presupuesto para los dos próximos años alcanzado hoy por los líderes del Senado estadounidense-, permitiría poner en marcha proyectos de reconstrucción para la Isla, tras la catástrofe causada por el huracán María.

Los fondos de Medicaid serían otorgados como una asignación especial de emergencia en la que se le otorga a la Isla pleno acceso temporal a ese programa durante dos años fiscales, como se hizo en Luisiana después de Katrina.

Tan pronto como a finales de marzo, el sistema de salud de Puerto Rico puede entrar en un abismo fiscal de cerca de $1,200 millones anuales, tras el agotamiento de los fondos que otorgaba Obamacare.

El gobernador Rosselló se mostró agradecido de que se le de paso a “nuestras demandas para proveer la asistencia de emergencia que tanto necesitan los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico”.

“Prácticamente todas nuestras prioridades de gasto para Puerto Rico están incluidas en este acuerdo, incluidos dos años de financiamiento para Medicaid y dinero adicional para infraestructura, hospitales, centros de salud comunitarios y reparación de la red de trabajo”, indicó, por su parte, el senador Rubio.

El gobernador destacó el trabajo del líder de la minoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), y del senador demócrata Bill Nelson.

Rubio, quien es miembro del Comité de Asignaciones del Senado, destacó el apoyo de sus colegas y de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, a quien Rosselló no mencionó en su comunicado de prensa.

“No ha habido una persona en el Senado que haya luchado con más fuerza por la asistencia para Puerto Rico, tras el huracán María, que Marco Rubio”, dijo el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

La resolución de asignaciones para mitigar desastres que aprobó en diciembre la Cámara baja federal ya incluía lenguaje que permitiría a la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) financiar rehacer, con tecnología moderna, la red eléctrica, no solo restablecer el servicio.

El acuerdo, según la fuente republicana, mantiene las restricciones para que la Junta de Supervisión Fiscal a cargo de las finanzas públicas de Puerto Rico certifique los planes de recuperación y las asignaciones a la Isla.

Poco antes, Rubio había augurado buenas noticias para Puerto Rico y Florida. “Excelente progreso hoy sobre la asistencia para desastres para Florida y Puerto Rico. Confiado en que el liderato demócrata del Senado lo suscribirá”, indicó Rubio en un tuit.

Ayer, el senador demócrata Bill Nelson (Florida) reclamó incluir en cualquier resolución para evitar mañana un cierre parcial del gobierno federal, nuevas asignaciones de Medicaid para Puerto Rico y fondos para financiar la reconstrucción de la red eléctrica.

Temprano en el día, el gobernador Rosselló había agradecido las gestiones del senador Nelson. La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, dijo que también le confirmaron las asignaciones de Medicaid.

Los fondos de emergencia están incluidos en el acuerdo entre el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), y el portavoz demócrata, Charles Schumer (Nueva York), que establece el nivel de gastos federales durante los dos próximos años fiscales.

Como parte del acuerdo, se elevan los gastos federales en cerca de $200,000 millones durante los dos próximos años.

Mientras, se aumentan los fondos para mitigar desastres.

La Cámara de Representantes había aprobado en diciembre una asignación de $81,000 millones para atender recientes desastres naturales, incluidos los daños causados por los huracanes Harvey, Irma y María, y los fuegos forestales en el oeste.

El Senado había frenado esa legislación, en medio de reclamos de las autoridades de la Isla, el liderato demócrata, sindicatos y grupos cívicos que consideraban que la medida era insuficiente y pedían  asignaciones directas para la Isla.

Una vez el acuerdo se ratificado en el Senado, la medida tendrá que pasar el crisol de la Cámara baja.

Ayer, la Cámara baja aprobó una resolución que propone extender el presupuesto federal hasta el 23 de marzo y aumentar las asignaciones de Defensa. Se prevé que esa medida será rechazada en el Senado, que entonces optará por el acuerdo de su liderato.

En la Cámara baja, los más conservadores republicanos han mirado con reticencia el posible acuerdo de los senadores y la líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi (California), ha pedido al speaker Paul Ryan, como hizo McConnell en el Senado, garantizar un debate abierto sobre un ‘Dream Act’, una legislación que impulse normalizarle la vida a los indocumentados que llegaron a EE.UU. de la mano de sus padres.

Pelosi estuvo 8 horas y siete minutos, de forma consecutiva, en el hemiciclo de la Cámara baja demandando, sin parar, una legislación a favor de los ‘soñadores’.


💬Ver 0 comentarios