Unos niños inmigrantes de distintas razas juegan durante un almuerzo colectivo celebrado en la Escuela Comunitaria
Unos niños inmigrantes de distintas razas juegan durante un almuerzo colectivo celebrado en la Escuela Comunitaria "Isabella Bird" en Denver, Colorado. (EFE)

Ginebra - Cientos de niños centroamericanos han sido detenidos en la frontera sur de Estados Unidos y separados de sus padres desde el pasado octubre, denunció hoy la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

"El interés de los niños siempre tiene que ser el primero. La mayoría de estas familias salieron de Guatemala, Honduras y El Salvador huyendo de situaciones de creciente inseguridad y se les debería proteger. Urgimos a Estados Unidos a parar inmediatamente la separación de las familias", afirmó en rueda de prensa la portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani.

"La separación de los niños de sus padres es una seria violación de los derechos de los niños. Estados Unidos es el único país en el mundo que no ha ratificado la Convención de los Derechos de los Niños, pero eso no los exime de velar y cumplir los derechos de los menores", agregó la portavoz.

Shamdasani también reprochó a Estados Unidos su política de “tolerancia cero”, en la que algunas familias han sido separadas tras cruzar la frontera. 

Los niños nunca deben ser detenidos por motivos relacionados con su estado migratorio o el de sus padres. La detención nunca va en el mejor interés del menor y siempre supone una violación de los derechos de la infancia”, insistió la oficina de derechos en un comunicado. 

La práctica de separar familias supone una interferencia “arbitraria e ilícita” en la vida familiar, afirmó Shamdasani en una sesión informativa de la ONU, afirmando que se trata de una “grave violación” de los derechos de los menores.



💬Ver 0 comentarios