Foto del 13 de junio de 2018 del condenado a muerte Christopher Young durante una entrevista en un centro penitenciario cerca de Livingston, Texas.  (AP) (semisquare-x3)
Foto del 13 de junio de 2018 del condenado a muerte Christopher Young durante una entrevista en un centro penitenciario cerca de Livingston, Texas. (AP)

Huntsville — La ejecución de un condenado a muerte estaba prevista para las próximas horas, mientras sus abogados sostienen en las cortes que una junta estatal de indultos rechazó su pedido de clemencia porque es negro.

Christopher Young fue condenado por matar a tiros al dueño de una tienda en San Antonio que intentaba robar hace casi 14 años. Young, de 34 años, nunca negó el hecho, que quedó grabado en una cámara de seguridad, pero alega que estaba borracho y no tenía la intención de matar a Hasmukh "Hash" Patel, de 53 años. Dijo que había bebido una veintena de cervezas y consumido cocaína esa mañana dominical de noviembre de 2004.

Los abogados de Young demandaron a la Junta de Indultos y Libertad Condicional por rechazar un pedido de clemencia en el cual alegaron que “ya no era el joven que había sido al ser condenado”, que sentía “verdadero remordimiento” y que el hijo de Patel no quería que lo ejecutaran.

En la demanda por derechos civiles, sus abogados argumentaron que un reo blanco, Thomas Whitaker, condenado a muerte por el asesinato de su madre y su hermano, se benefició con una inusual conmutación de pena. Young es negro y su raza “parece ser la fuerza motriz en este caso”, dijo el abogado David Dow.

El procurador Stephen Hoffman dijo que la demanda de derechos civiles era una táctica dilatoria, indebida, especulativa y “deficiente en cuanto a la legalidad y los hechos”.

La ejecución de Young sería la octava en lo que va del año en el estado que más aplica la pena capital. Se prevén al menos siete ejecuciones más en los próximos meses.


💬Ver 0 comentarios