El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (semisquare-x3)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (GFR Media)

El presidente Donald Trump pareció distanciarse el domingo del destino de los candidatos republicanos en la Cámara de Representantes mientras dedica los últimos dos días antes de las elecciones legislativas a ayudar a los candidatos al Senado y gubernaturas.

En declaraciones con los reporteros al salir de la Casa Blanca para acudir a eventos de campaña en Georgia y Tennessee, Trump dijo que nunca había visto tal entusiasmo republicano, pero parecía moderar las expectativas de su partido en la Cámara de Representantes. 

“Creo que nos irá bien en la Cámara de Representantes”, dijo. “Pero, como saben, mi principal enfoque ha sido en el Senado, creo que lo estamos haciendo realmente bien en el senado”. 

Los comentarios representan el indicio más claro de que se desvanece el optimismo de Trump sobre las oportunidades republicanas de retener el control de la cámara baja, en donde el partido enfrenta una mayor resistencia que en el Senado. Y ocurre en momentos en los que Trump viaja para la recta final de las elecciones que podrían alterar drásticamente su mandato. 

El argumento de cierre de Trump a los votantes quedó de manifiesto el domingo mientras busca motivar al electorado republicano para que acuda a las casillas, metiéndoles miedo sobre la posibilidad de que los demócratas asuman el control legislativo. 

“¿Quieren que termine la prosperidad en Georgia?” preguntó Trump en Macon, Georgia. “Voten por los demócratas”. Las declaraciones de Trump incluyeron referencias sobre el grupo de extrema izquierda “Antifa” y a la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a la frontera, a la que describió como una “invasión”. 

Frente a miles de personas que se presentaron a un hangar en Macon para respaldar al candidato republicano a la gubernatura de Georgia, Brian Kemp, Trump declaró: “Hay algo en el ambiente que no había visto desde 2016”. 

“Es una elección muy importante”, añadió. “No diría que tan importante como la del 16, pero casi”. 

En Chattanooga, Tennessee, para brindar apoyo a la candidata republicana para el Senado, Marsha Blackburn, Trump advirtió una vez más que la caravana de inmigrantes va camino a penetrar la frontera sur. 

“Es una invasión. No me importa lo que digan”, dijo Trump en medio de una ovación. Causó una reacción similar cuando promovió la economía, cifras de desempleo y designaciones judiciales. 

Cuando Blackburn subió brevemente al escenario, dijo a los partidarios, “Si quieren otra vez votar no por Hillary Clinton y sus compinches, ¡apóyenme!”. La gente respondió con un, “¡Enciérrenla!”. 

Trump dijo a la prensa antes de abordar el Air Force One que “enormes públicos” ya lo esperaban en ambos estados. Agregó que el entusiasmo estaba disparado, aunque las encuestas muestran que los demócratas tienen cierta ventaja. 

“El nivel de fervor es muy fuerte en el lado republicano”, dijo Trump. “Nunca he visto tanta emoción. Quizás durante la campaña presidencial del 16, alrededor de la elección, pero nunca he visto tanto entusiasmo en el Partido Republicano”. 


💬Ver 0 comentarios