(horizontal-x3)
Cada uno de los familiares de víctimas presentes en el acto sostenía en las manos una foto de gran tamaño de su ser querido asesinado, todas ellas aparentemente firmadas por Trump. (AP)

Washington - El presidente, Donald Trump, recibió hoy, viernes, en la Casa Blanca a una decena de padres cuyos hijos fueron asesinados por inmigrantes indocumentados, a los que aseguró que su "separación" es "permanente" frente al supuesto alejamiento temporal de los niños apartados de sus progenitores en la frontera.

"Estos son los ciudadanos estadounidenses permanentemente separados de sus seres queridos, porque los mataron inmigrantes ilegales criminales. La palabra en la que tienen que pensar es 'permanentemente", dijo Trump.

El mandatario no mencionó en ningún momento la separación de más de 2.300 niños de sus padres en la frontera sur desde abril pasado, como consecuencia de sus propias políticas, pero sí arremetió contra los medios de comunicación por cubrir ciertas cosas y no dar importancia a las víctimas de delitos cometidos por indocumentados.

"Se oye mucho del otro lado, nunca se oye nada de este lado", denunció.

"Dado que los medios de comunicación han ignorado sus historias, quiero que el pueblo estadounidense escuche directamente de la boca de esta gente el dolor que han sufrido", agregó.

Tres de las quince personas que le acompañaron en el escenario -y que habían perdido a sus familiares supuestamente a manos de indocumentados- repitieron también que la separación de sus parientes es "permanente", en referencia al caso de las familias divididas en la frontera.

"No tuvimos la suerte de ser separados por un par de horas o días, estamos separados permanentemente", afirmó Laura Wilkerson, cuyo hijo Josh, de 18 años, fue asesinado en 2010 por un inmigrante indocumentado.

Cada uno de los familiares de víctimas presentes en el acto sostenía en las manos una foto de gran tamaño de su ser querido asesinado, todas ellas aparentemente firmadas por Trump.

Una fuente de la Casa Blanca aseguró a Efe que la reunión estaba programada desde hace varias semanas, pero se produce dos días después de que Trump se viera obligado a ordenar que su Gobierno dejara de separar a niños de sus padres en la frontera, debido al aluvión de críticas que recibió esa medida en todo el mundo.

En lugar de ser apartados de sus padres al cruzar la frontera, como ocurría desde abril, a partir de ahora los niños indocumentados serán retenidos indefinidamente junto a sus familiares en centros de detención de inmigrantes, según el decreto firmado por Trump.

Este jueves, Trump pidió además a su Ejecutivo que actúe para reunir con sus padres a los más de 2,300 niños que han sido separados de ellos desde abril, aunque aún hay incógnitas sobre cómo se desarrollará ese proceso.


💬Ver 0 comentarios