El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, llegan a un acto celebrado con motivo de la apertura de la 73 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York. (EFE) (semisquare-x3)
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, llegan a un acto celebrado con motivo de la apertura de la 73 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York. (EFE)

Naciones Unidas - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respaldó hoy una vez más a su nominado al Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, y puso en duda las motivaciones de las dos mujeres que a lo largo de los últimos días han acusado al magistrado de haberse comportado de manera inapropiada durante su juventud.

"Es absolutamente político. Estoy con él hasta el final", señaló Trump a su llegada a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, donde este lunes comienza una agenda de tres días que tendrá como platos fuertes su discurso del martes ante la Asamblea General y su debut como presidente de una sesión del Consejo de Seguridad el miércoles.

El mandatario volvió a insistir, como viene haciendo desde hace días, en que Kavanaugh es "un buen hombre" y puso en duda los motivos que pueden haber llevado a Debora Ramírez y Christine Blasey Ford a haber sacado a la luz la conducta del magistrado, décadas después de que los hechos tuvieran lugar.

"Nunca lo mencionaron y de repente lo hacen (...). Creo que podría ser una de las cosas más injustas que le ha pasado nunca a un candidato a lo que sea", sostuvo.

Estas declaraciones se producen después de que este domingo la revista de The New Yorker publicará un artículo en el que Ramírez acusa al juez de haberla acosado sexualmente cuando ambos eran alumnos de la universidad de Yale, en el año académico 1983-84.

Ramírez, de 53 años, recuerda que Kavanaugh se quitó la ropa, borracho, durante una fiesta en una residencia de estudiantes, le plantó el pene frente a la cara y se vio obligada a tocárselo cuando trataba de quitarse al ahora juez de encima.

Esta es la segunda acusación de este tipo a la que se enfrenta el nominado desde que terminaron las audiencias para su confirmación en el Senado, hace ahora diez días.

La primera en poner en duda el comportamiento de Kavanaugh durante su juventud fue Christine Blasey Ford, quien está llamada a testificar la próxima semana ante el Senado de Estados Unidos, un paso clave que determinará el curso de la confirmación del juez para el Tribunal Supremo.


💬Ver 0 comentarios