El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con reporteros antes de abandonar la Casa Blanca, en Washington, el 20 de noviembre re 2018 para viajar a Florida, donde celebrará Acción de Gracias en Mar-a-Lago. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta) (semisquare-x3)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con reporteros antes de abandonar la Casa Blanca, en Washington, el 20 de noviembre re 2018 para viajar a Florida, donde celebrará Acción de Gracias en Mar-a-Lago. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que no impondrá más sanciones a Arabia Saudí por el asesinato del columnista Jamal Khashoggi. En un comunicado lleno de exclamaciones, dejó claro que los beneficios de la relación con Riad superan a la posibilidad de que el príncipe heredero ordenase la muerte.

Trump calificó el brutal asesinato de Khashoggi en el interior del consulado saudí en Estambul como un "delito horrible... que nuestro país no aprueba”. Pero rechazó los llamados de muchos en el Congreso, incluyendo miembros de su propio partido, para una respuesta más dura y rechazó los reportes de las agencias de inteligencia estadounidenses de que el heredero al trono, el príncipe Mohammed bin Salman, tendría que haber al menos conocido la trama.

"Podría ser que el príncipe heredero tuviese conocimiento de este trágico acontecimiento”, dijo el presidente el martes. “¡Tal vez lo tuvo o tal vez no!”.

En muchos sentidos, el comunicado captó la visión de Trump sobre el mundo y la política exterior, basada en las necesidades económicas. La declaración comenzó con la frase "¡Estados Unidos primero!", seguido de "¡El mundo es un lugar muy peligroso!".

El comunicado llegó tras semanas de debate sobre si el presidente debía o no responder con severidad a los saudíes y al príncipe heredero por asesinato del columnista saudí de The Washington Post, que residía en Estados Unidos y había criticado a la familia real.

Estados Unidos sancionó antes a 17 funcionarios sospechosos de ser responsables o cómplices del asesinato cometido el pasado 2 de octubre, pero miembros del Congreso han pedido medidas más duras, incluyendo la cancelación de la venta de armas.

Trump dijo que "cancelar tontamente esos contratos" valorados en miles de millones de dólares solo beneficiaría a Rusia y China, que son los siguientes en la línea de suministro bélico. Los críticos denunciaron el comunicado señalando que ignoró los derechos humanos y dio vía libre a Arabia Saudí por razones económicas.

Preguntado por un reportero si estaba diciendo que los derechos humanos eran algo demasiado costoso por lo que luchar, Trump respondió: "No, no estoy diciendo eso en absoluto". Pero luego cambió el tema a la "nación terrorista" de Irán en lugar de abordar las sanciones a Riad.

Estados Unidos necesita un "contrapeso” a Irán "e Israel necesita ayuda también”, afirmó el presidente. "Si abandonamos a Arabia Saudí, sería un terrible error”.

El error fue de Trump, declaró Rand Paul senador republicano por Kentucky, añadiendo que el gobierno tiene "anteojos" al comparar a Teherán y Riad.

"No enfrentan a Arabia Saudí es un signo de debilidad", afirmó Paul en una entrevista. "A veces, cuando hay dos males, no apoyas a ninguno de los dos”.

La republicana Lindsey Graham, senadora por Carolina del Sur próxima a Trump, también se mostró en desacuerdo con el comunicado del presidente, diciendo que el país no debe perder su “voz moral” en el escenario internacional.

Del mismo modo, Adam Schiff, el demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que sugerir que el silencio de Washington puede comprarse con la venta de armas “socava el respeto por la oficina de la presidencia, la credibilidad de nuestra comunidad de inteligencia y la posición de Estados Unidos como defensor de los derechos humanos”.


💬Ver 0 comentarios